Publicidad

¿Los perros pueden comer espinacas igual que los humanos?

perro mirando plato pienso plato verdura

Las espinacas son aptas (con mucha moderación) para los perros

© Shutterstock

Todos sabemos que las espinacas son muy ricas en nutrientes pero si se las das a los perros deberás tener precaución. Te contamos aquí todo lo que debes saber al respecto...
 

Por Ismael G. Cabral

Actualizado el 8/2/21 14:55

Las espinacas son las reinas de las hojas verdes por su elevada concentración de nutrientes. Tanto es así que podemos afirmar que las espinacas son fundamentales en la dieta de los humanos. 

Contienen hierro, fósforo, calcio y vitaminas A y B. Y sí, sabemos que Popeye no podía vivir sin ellas. Ya te adelantamos que tu perro, en cambio, sí que puede estar perfectamente saludable sin tomarlas. Aunque tampoco con un alimento prohibido para los perros. Te lo lo explicamos a continuación...

¿Los perros pueden comer espinacas?

La respuesta no es exactamente afirmativa ni negativa. Las espinacas pueden dañar los riñones de los perros si las ingieren en grandes cantidades.

Pero si una vez al mes le das un puñado no solo NO será malo; le estarás aportando una dosis extra de antioxidantes, vitaminas y fibra.

El sistema digestivo de los perros es muy diferende del nuestro y está más preparado para procesar las proteínas que los nutrientes que aportan los alimentos de origen vegetal (si alguna vez te has preguntado si tu perro podría ser vegano te respondemos aquí). Por eso la ingesta de estos ha de ser moderada algo que, si hablamos de hojas verdes verdes, es extensible por ejemplo a las acelgas o la col rizada.

Las espinacas son un complemento en la dieta de los perros ©Shutterstock

¿Qué beneficios aportan las espinacas a los perros?

Tomadas puntualmente los beneficios que las espinacas aportan a tu perro son los siguientes:

  • Son una fuente de fibra vegetal ideal para mantener sana la flora intestinal.
  • Tienen una alta concentración de vitaminas A, B, C y K.
  • Las espinacas contienen luteina, un antioxidante cuya ingesta se ha relacionado con la mejora en la visión y el retraso en la aparición de cataratas, tan molestas para nosotros como para ellos. 

¿Qué pasa si le doy espinacas a mi perro?

Como te hemos indicado, si le das espinacas a tu perro de forma puntual (una media de una vez al mes) será positivo para él.

Aunque, no obstante, será tu veterinario quién mejor podrá indicarte qué le conviene tomar a tu perro en función de su salud y de su edad.

Además, y como supondrás, las espinacas no vuelven locos a los perros y difícilmente te las van a reclamar. Si se las das, ocasionalmente, será mirando por su salud.

¿Qué contraindicaciones tienen las espinacas para los perros?

Aunque no existen estudios específicos sobre las contraindicaciones de ofrecer espinacas a los perros existe la creencia que de que estas pueden bloquear la absorción de calcio en el organismo. Pero esto es algo que ocurriría si las comieran con mucha frecuencia, algo del todo desaconsejable.

Del mismo modo, una ingesta exagerada (reiteramos, ¡exagerada!) de este alimento puede provocar en los perros la aparición de cálculos en los riñones. 

La mejor manera de dar espinacas a un perro es prepararlas al vapor ©Shutterstock

¿Cómo dar espinacas a los perros?

Es recomendable cortar las hojas en pequeños trozos porque, de esta forma, estarás facilitando su deglución y que sus propiedades sean aprovechadas al máximo por el organismo del perro.

Si vas a dar espinacas a tu perro puedes prepararlas al vapor, es la mejor manera de que estas conserven todos sus nutrientes.

No se recomienda hervir las espinacas porque de esta forma perderán bastantes de sus propiedades (si lo haces, ¡no más de un minuto!)

Y, naturalmente, no creas que un puñado de espinacas al vapor van a encantar a tu perro. Una buena forma de que las coman es mezclárselas con comida húmeda para que así las tomen sin reparar mucho en ellas. 

 🧐 Fuentes y referenciasAtlas de nutrición y alimentación práctica en perros y gatos, de Roberto Élices (Servet) y Cocina sana para tu perro y tu gato, de Gemma Knowles (La esfera de los libros).