Publicidad

Razas de perros antiguos extintos que no vamos a volver a ver

perros antiguos extintos razas

El techichi se extinguió tras la invasión española

© Gobierno de México. Historia General de las cosas de la Nueva España, Libro 11. Secretaría de Gobernación

Hay casi cuatrocientas razas de perro en el mundo, sin embargo, hay perros extintos que han desaparecido para siempre. ¡Hoy te decimos cuáles son!

Por Vanessa Parapar

Actualizado el 8/7/21 15:08

En la mayoría de los casos, la extinción de las razas de perros no se debe a algún evento trágico. Simplemente, se trata de razas que ya no resultaban útiles a las personas o que se fueron modificando para dar lugar a las razas caninas que conocemos hoy.

Descubre a continuación las razas de perros antiguos extintos que nunca volveremos a ver

Perros antiguos extintos: la lista completa de las razas

  1. Techichi
  2. Norfolk spaniel
  3. Perro tahitiano
  4. Perro de punta español
  5. Kurī
  6. Tweed Water Spaniel
  7. Bullenbeisser o bulldog alemán
  8. Braco de Puy
  9. Perro polar argentino
  10. Alano 
  11. Dogo cubano
  12. Hare indio
  13. Perro de pelea cordobés
  14. Poi hawaiano
  15. Paisley terrier
  16. Talbot
  17. Mastín de los Alpes
  18. Terrier inglés blanco
  19. Perro de aguas de San Juan
  20. Rastreador brasiñeo

Perros extintos: características de las razas que no veremos nunca más

1. Techichi

Actualmente se conocen únicamente dos razas de perro originarias de México:

  1. El xoloitzcuintle.
  2. El chihuahua.

Sin embargo, de acuerdo con las crónicas de la conquista de México y las fuentes prehispánicas, antes de la conquista española existía por lo menos una raza más, el techichi o tlalchichi.

Este can, que hoy forma parte de los perros extintos, era un perro pequeño, de patas cortas y con pelo, a diferencia del xolo.

Bernardino de Sahagún en su Historia general de las cosas de la Nueva España, dice que eran “muy buenos de comer”.

De acuerdo con la investigadora Eva Ayala Canseco, en su conferencia Tras las huellas del perro mexicano durante el virreinato de la Nueva España, los tlalchichis se extinguieron entre los siglos XVII y XVIII.

En palabra de Ayala Canseco, en ese momento “[los tlalchichis] desparecen por completo por esa dominación de los españoles que niega lo original del país, de tal manera que exterminan a los tlalchichis, pero sobreviven los izcuintlis (que son los perros comunes), y los xoloitzcuintles, en el campo”.

Otras investigaciones consideran que el tlalchichi puede formar parte de los antecesores de los actuales chihuahueños.

Una representación en barro del tlalchichi ©Shutterstock

2. Norfolk spaniel

El Norfolk spaniel es una raza que dejó de existir hace relativamente poco tiempo, después de 1903. Aunque se dice que esta raza era criada por el duque de Norfolk, no hay ninguna prueba de esta información en fuentes oficiales.

El Norfolk spaniel era un perro muy alto, por lo que a veces se le conocía también como gran cocker spaniel. El Club Oficial del Spaniel fue creado en 1885 y poco después se estableció el estándar para el Norfolk Spaniel.

En su momento, estos perros fueron super populares en el Reino Unido y se les podía encontrar por todas las regiones de dicho país.

Los Norfolk Spaniel estaban acostumbrados a trabajar junto a los cazadores, tanto en la tierra como en el agua, pero esta raza pasó a formar parte de los perros extintos cuando comenzó a crearse la raza del springer spaniel moderno.

 

Norfolk Spaniel ©Wikimedia Commons / dominio público

3. Perro tahitiano

El perro tahitiano es una raza originaria de Tahití, la isla más grande de la Polinesia francesa, en el archipiélago de las Islas de la Sociedad. Este perro nunca fue una mascota, sino que como los cerdos o las gallinas, siempre fue criado por su carne, para consumirse como alimento.

Lo que no servía para la alimentación (huesos, piel, etc.) era usado por los pobladores de Tahití para la fabricación de armas, ropa y hasta joyas.

La carne del perro tahitiano era considerada una auténtica delicia y se servía en las celebraciones importantes. 

Se cree que la raza se extinguió durante la primera mitad del siglo XIX, cuando llegaron invasores europeos a la isla, trayendo con ellos otras razas de perros que se cruzaron con las razas autóctonas hasta que finalmente desaparecieron.

Es importante señalar que el “perro tahitiano” no fue la única raza originaria de Tahití, pero todos estos canes hoy se cuentan entre los perros extintos. 

Perro tahitiano ©Wikimedia Commons / dominio público

4. Perro de punta español

El Perro de punta español es una raza muy antigua originaria de España, como su nombre lo indica. Las fuentes señalan que probablemente se trata del ancestro de todos los pointers que existen en nuestros días.

Los perros de este tipo son mencionados en fuentes tan antiguas como las obras del escritor e historiador romano Plinio el Viejo, que vivió a principios de la era cristiana.

En muchos documentos y fuentes se habla de la extraordinaria agilidad y persistencia de los antiguos pointers españoles, que hoy son perros extintos.

Eran perros muy listos, trabajadores y obstinados, que se caracterizaban sobre todo por su extraordinario talento para la caza.

En los siglos XVII y XVIII, muchos de estos perros fueron llevados a Inglaterra, donde comenzaron a cruzarlos para obtener un perro de caza todavía más capaz.

Perro de punta español ©Wikimedia Commons / dominio público

5. Kurī

El Kuri es una raza de perro extinta, originaria de Polinesia, que posteriormente llegó hasta Nueva Zelanda. De la misma forma que el perro tahitiano, el kuri era criado como alimento; su piel se usaba para hacer ropa y sus huesos como material para fabricar armas.

Pero a diferencia del perro tahitiano, el kuri era también un compañero de juegos y un perro de caza.

De acuerdo con los relatos que se conservan sobre él, este perro no ladraba, sino que hacía un sonido similar a un aullido

El kuri no causó una buena impresión entre los invasores europeos que llegaron a la Polinesia, quienes los describieron como perros hostiles, agresivos y mordelones.

Kuri ©Shutterstock

6. Tweed Water Spaniel

El Tweed Water Spaniel o Tweed spaniel era un gran compañero para los cazadores de aves. Los primeros registros de la raza nos llegan desde la segunda mitad del siglo XVI, aunque no nos dicen quiénes fueron los ancestros de este tipo de perros.

Se sabe, sin embargo, que se parecía a una cruza entre un springer spaniel ¡y un caniche!

En efecto, eran perritos blancos con manchas cafés y los últimos representantes de la raza vivieron hasta los años 30 del siglo pasado, antes de que los Tweed Water Spaniel se conviirtieran irremediablemente en perros extintos.

Tweed Water Spaniel ©Wikimedia Commons / dominio público

7. Bullenbeisser o bulldog alemán

Esta raza hoy extinta es considerada como el ancestro directo del bóxer moderno. Los Bullenbeisser eran perros de caza usados para cazar osos, lobos o jabalíes. 

Eran perros muy grandes (llegaban a medir 75 cm. hasta la cruz), fuertes, valientes y decididos, lo que les permitía ser de ayuda en esa peligrosa y dura tarea.

Existían en color negro, fuego y gris. A los ejemplares de caza les cortaban las orejas, para que las presas no se las pudieran morder durante la cacería.

Bullenbeisser ©Wikimedia Commons / dominio público

8. Braco de Puy

El Braco de Puy fue una raza originaria de Francia, específicamente de la histórica región de Poitou, en la parte oeste del país.

Los orígenes de la raza no están muy claros, pero se cuenta que surgió cuando dos hermanos apellidados Puy tuvieron la idea de cruzar a sus perros, un galgo afgano y un braco francés de los Pirineos.

Otra versión dice que los lebreles estuvieron implicados en la creación de la raza. Los Bracos de Puy eran perros cazadores, perfectamente adaptados para la caza en planicies, rápidos y ágiles. Se caracterizaban por ser muy altos a la altura de la cruz y por sus manchas color hígado o fuego.

Braco de Puy ©Wikimedia Commons / dominio público

9. Perro polar argentino

El perro polar argentino fue creado por el ejército de ese país para que se uniera a las filas de los perros de trineo en las bases argentinas de la Antártida. 

En la creación de esta raza se combinó el malamute de Alaska, el husky siberiano, el spitz japonés y el perro de Groenlandia.

La última vez que se vio un perro de este tipo fue en 1994.

En el caso de este perro, la causa de la extinción fue la modificación de sus condiciones por los humanos, ya que era una raza creada con fines muy específicos. Llegó un punto en que todos los perros de esta raza tuvieron que ser retirados de la Antártida, pues alteraban gravemente el equilibrio ecológico del lugar.

Los llevaron a Argentina, pero la mayoría murieron de distintas enfermedades. Los sobrevivientes fueron cruzados con otros tipos de can y como actualmente no queda ni uno solo de estos perros de raza pura, se consideran perros extintos.

10. Alano

El alano es una raza ancestral, cuyos orígenes se remontan a la Antigüedad. Estos perros vivieron en Europa y Asia central hasta el siglo XVII.

Los alanos fueron usados para la cacería de animales grandes, así como para la guerra, el pastoreo o como perros guardianes.

Aunque la raza está considerada como extinta, goza de una gran popularidad, pues muchas organizaciones intentan recrearla y hacer volver a estos perros extintos.

11. Dogo cubano

El Dogo cubano, también llamado mastín o sabueso cubano, viene, como su nombre lo indica, de Cuba

En la época de la colonia española, este perro se usaba para perseguir a los esclavos que trataban de escaparse. A finales del siglo XIX, con la abolición de la esclavitud en la isla, este perro comenzó a desaparecer, pues ya no era “útil”.

Los dogos cubanos eran perros de gran tamaño, caracterizados por su hocico corto, orejas caídas y cola recta. 

La historia de la raza es incierta, pero seguramente contaba entre sus ancestros con mastines, bulldogs y perros pastores.