Me pone el vello de punta ver hasta qué punto son nobles. Es muy bonito ver cómo nos ayudan en todo, pero... y nosotros, ¿no deberíamos ocuparnos mejor de ellos?