Noticias :
wamiz-v3_1

Publicidad

3 maneras de jugar con tu perro en casa

juegos con perro en casa advice
© Pixabay

¿Tu perro destroza cosas cuando juegas con él? Sigue estas diferentes formas de jugar con tu perro en casa para divertiros sin problemas

Por Lola Duarte

Cuando estemos en casa con nuestro perro no podemos pretender que nuestro amigo peludo esté siempre en cama, sin que acuda a nosotros como si no nos viéramos el uno al otro. Igual que tener un perro implica dedicarle tiempo para su educación y bienestar, también es importante el tiempo de juego con él. Es una forma de reforzar vuestro vínculo. Te hablamos de 3 maneras de jugar con tu perro en casa.

3 maneras de jugar con tu perro en casa

No sé vuestro perro, pero Chufa es muy de… “uy, mamá se ha tumbado en el sofá, le voy a traer la pelota”, y como es la reina de la casa, ¡llegó la hora de jugar! El juego con tu perro es otro modo para relacionaros entre vosotros. No todo va a ser pasear, recurrir a ese ‘no’ cansino en su educación –error que hemos cometido todos–, o ponerle la comida. A los perros les encanta jugar, especialmente contigo. Está bien de vez en cuando hacerse con un juguete, como el kong, por ejemplo, para que mantenga la mente activa. Pero no es lo mismo jugar solo que en compañía que ¡es más divertido! Por eso mismo vamos a ir más allá de jugar con la dichosa pelota y hablar de 3 juegos para jugar en casa con tu perro.

Su hocico y el escondite

Para un perro olisquear es vital, desfogan energía y a la vez obtienen mucha información de su entorno. Poner en marcha un juego en el que el olfato sea el protagonista estimulará mucho a tu perro. Es más, para lograr una mayor motivación lo ideal es utilizar olores que sean desconocidos para nuestro perro. Elegido dichos olores, ya sea comida o un objeto con olor, deja que tu perro lo olfatee un poco. Después, escóndelo en algún rincón de la casa y él tendrá que buscarlo. Durante ese proceso de búsqueda estaremos estimulando su sistema nervioso.

La cuerda es una buena opción.

¡A por el juguete!

He visto perros que son felices atrapando piñas durante una excursión por la sierra, otros que lo flipan con un… ¡palooo (como el mítico anuncio de Ikea)!, y otros que no necesitan más que un trozo de cuerda. Sea el objeto que sea jugar con tu perro a que atrape ese juguete le ayudará física y mentalmente. Una opción para casa es la siguiente: atar una cuerda a un extremo del palo y en el extremo de la cuerda, atar un  juguete. Te llevas todo este cachivache contigo, te escondes tras una pared o una puerta y lo pones sobre el suelo, pero cerquita de ti para que lo puedas controlar. Vas moviendo el invento para llamar la atención de tu perro y una vez acuda a esa llamada, puedes ir mareando el palo para aumentar el ritmo de juego. Tu perro se pondrá muy excitado con el objetivo de cogerlo.

El tira y afloja

Y el tercer y último juego… ¡el tira y afloja! Es posible que sea el juego que más le gusta a Chufa. Te trae su pelota, su peluche o la cuerda y a tirar cada una para un lado (yo acabo cediendo porque esos 15 kilos suyos son pura fuerza y ¡me canso!). Este juego de tirar y tirar hace que tu perro esté en estado de alerta y ayuda a su condición física. Con que uses el juguete que más le guste, habrá motivación de sobre. Ojo, cuidado también con el que escoges. Lo suyo es que sea resistente y suave a la par para evitar en ese tira y afloja que tu perro sufra algún daño en sus dientes. (Y cosilla: sea el juego que sea, no te olvides de darle de vez en cuando una chuche-premio a tu perrete, jijiji).