Noticias :
wamiz-v3_1

TEST: ¿Cuál es tu perro ideal? 🐶

Publicidad

¿Cómo es el parto de una gata?

Parto de una gata advice
© Shutterstock

El momento del parto de una gata es algo precioso y esperado por muchos propietarios. El embarazo, o gestación en la gata dura 60 días, aproximadamente. Tras este tiempo, la gata comenzará a comportarse de forma distinta y el nacimiento de los gatitos está a caer. Desde Wamiz te enseñamos cómo transcurre el parto de una gata y cómo puedes ayudar a tu minino en esta situación.  

Por Rodríguez Paula

Señales que indican que va a ocurrir el parto

Durante las últimas dos semanas antes del parto, la gata mostrará menos actividad de la normal. También es recomendable que tú favorezcas este comportamiento y la animes a descansar en su cama, o lugar favorito el mayor tiempo posible, así como crear un ambiente de calma en el hogar.

Asimismo puede que deje de comer y se muestre apática. Este comportamiento suele ser normal, ya que los gatitos comienzan a revolverse y están locos por salir. Muchas veces puede apreciarse el movimiento de los gatitos en el vientre.

Primera fase: Inquietud

Las contracciones todavía no son visibles, pero veremos como la gata está nerviosa e intranquila. Va de un lado a otro sin dejar de moverse, esto nos indica que siente cierto malestar. También maullará constantemente y visitará su caja de arena para miccionar (normalmente sin éxito).

Finalmente elegirá un sitio donde ella sienta seguridad, dispuesta a dar a luz. Aunque hayas preparado el mejor rincón de la casa para recibir a los gatitos, si la gata escoge otro lugar no debes moverla ya que puedes generarle mucho estrés, y pondrías en riesgo el desarrollo del parto.

En esta fase puede perder el tapón mucoso, una acumulación de sustancias mucoides que se sitúa en la entrada del útero y previene de infecciones ascendentes durante la gestación.

Segunda fase: Nacimiento

Como hemos dicho, la gata se tumbará de lado y comenzará a respirar de forma acelerada. Al principio veremos secreción en la vulva que irá en aumento con el paso de los minutos. También veremos las primeras contracciones. En este momento, la gata necesita tranquilidad, por lo que observa desde la distancia, y sólo actúa en caso de que sea necesario.

La gata maullará constantemente, se mirará la vulva y adoptará posiciones extrañas porque está incómoda y siente dolor.

Llegó el momento, por fin sale el primer gatito y sus hermanos lo seguirán. Cuando sale un gatito, la madre irá rápidamente a lamerlo para romper la bolsa amniótica. El tiempo medio que transcurre entre la salida de un gatito y otro es de 30 minutos, aunque hay excepciones y algunos partos suceden muy rápido con muy poco tiempo entre un gatito y otro. No obstante, es motivo urgente para acudir al veterinario si entre un gatito y otro transcurre más de 1 hora.

¿Cuánto dura el parto de una gata?

Con respecto a cuánto dura el parto de un gato, desde que se inicia la primera fase del parto, hasta que se expulsan todas las placentas, la duración media es de 2 a 3 horas, aunque puede haber excepciones que duren más o menos tiempo, sin significar ninguna complicación.

Tercera fase: Post-parto

Nos referimos a la fase de expulsión de las placentas. Debemos contar tantas placentas como gatitos haya. Puede que la madre se haya comido alguna, no hay de qué preocuparse, ya que este comportamiento es normal.

Para estar seguros de que no existe retención placentaria, lo que significaría un grave problema para la madre, es recomendable acudir al veterinario, pasadas 24 horas del parto, para que realice un examen completo de la madre y sus gatitos.

Ayuda durante el parto de una gata

Como hemos mencionado anteriormente, lo mejor es que la gata se encuentre tranquila y cómoda, con la menor cantidad de estímulos externos posibles. Lo mejor es que estés presente durante el parto por si te necesita, pero sin estar acariciándola, tocando a los gatitos y/o haciendo mucho ruido.

Deberás estar pendiente de que los gatitos salen a un ritmo normal y acompañados de sus placentas, también estar pendiente de si hay un sangrado alarmante por la vulva, o de si la gata tiene contracciones acompañadas de maullidos de dolor, pero sin éxito para sacar al gatito. Quizás te necesite en este tipo de soluciones, en las que debes estar preparado.

  • Ten a mano el equipo necesario. Es recomendable contar con guantes desechables, toallas limpias, tijeras, hilo o material hemostático (como instrumental médico, mosquitos), un recipiente con agua caliente o tibia, un transportín preparado por si tienes que acudir al veterinario de urgencia y el contacto de tu veterinario por si dudas y necesitas hablar con él/ella.

  • Si la gata no rompe correctamente las bolsas amnióticas, o no limpia bien a los gatitos, estos pequeños necesitarán tu ayuda. Con cuidado, deberás romper la bolsa con los dedos o la toalla (¡jamás con las tijeras!) y limpiar los orificios nasales y la boca. También frota con la toalla el cuerpo del gatito para secarlo y activar toda la circulación de su cuerpo. Una vez seco colócalo cerca de los pezones de la madre.

  • Si la gata no rompe correctamente el cordón umbilical, también puedes tomar parte en esto. Se trata de un procedimiento sencillo pero que puede asustar a muchos propietarios. Lo ideal es que un profesional veterinario te forme, días antes del parto, por si ocurre esta situación.

    Simplemente, debes anudar el cordón umbilical a unos cinco centímetros del cuerpo del gatito y realizar otro nudo por debajo de este (2 cm por debajo del primer nudo, aproximadamente). Debes apretar fuerte para cortar la circulación de sangre de la zona y evitar una hemorragia. Una vez has realizado los dos nudos, corta en mitad de los dos y comprueba que no hay sangrado. Para esto también puedes utilizar material médico/quirúrgico como mosquitos de hemostasia.

  • Acerca a los gatitos que vayan naciendo a los pezones de la madre. No solo para que comiencen a alimentarse, si no para recibir calor.

  • Si observas alguna complicación durante el parto de una gata donde sale un gatito, pero no sale el resto, hay un sangrado, o hay muchas contracciones durante más de una hora sin ningún éxito, etc., acude o contacta rápidamente con tu veterinario ya que pueden estar en riesgo la madre y sus gatitos.

  • Tras el parto, la gata y los gatitos necesitan tu ayuda para que su desarrollo sea saludable. La gata tendrá un gasto energético muy elevado, por lo que necesitará unos cuidados especiales, entre otros la alimentación. Y es que la alimentación de una gata lactante requiere de una serie de aspectos a tener en cuenta.

Este artículo es meramente informativo y cualquier consulta médica para la atención al parto de una gata debería ser contestada por un veterinario.

El parto de una gata es un acontecimiento maravilloso que debería desarrollarse de forma sana y normal, como la situación merece, para recibir a los pequeños gatitos.