Ahora en Wamiz :
Wamiz Logo

Publicidad

Mi gata está embarazada, ¿cuánto dura el embarazo?

Tiempo de embarazo en una gata advice © Shutterstock

Las gatas durante su periodo de celo es cuando pueden quedarse embarazadas, como ocurre con cualquier otro animal. Si quieres que tu gata tenga una camada de gatitos seguramente te interesa saber cuánto dura el embarazo de un gato y qué cosas deberás de tener en cuenta para que todo salga perfecto.

Por Bosch Maica

Duración del embarazo de una gata: el celo

Tener claras las etapas del celo es clave para entender cuánto dura el embarazo de una gata. Por ello, las diferentes etapas son:

  1. Proestro, que dura de uno a tres días. Es cuando se produce el cambio de comportamiento en tu gata: está más cariñosa, os busca, se frota, maúlla fuerte, etc.

  2. Estro, que es el celo puro y duro. Durante esta etapa los comportamientos anteriores se acentúan incluso más y dura siete días más o menos, depende del animal. Este es el período en el que la gata puede quedarse embarazada.

  3. Diestro. La época de ovulación si no se ha quedado embarazada.

  4. Anestro. Meses de descanso que pueden extenderse hasta los 90 días.

Si la gata se ha quedado embarazada durante el estro, el tiempo de embarazo de la gata dependerá en todo momento de su raza. Por lo general, la respuesta a cuánto dura el embarazo de un gato es de 62 días a 67 días. Para algunas razas, como las gatas siamesas, este periodo de gestación se puede alargar hasta los 70 días. Y nunca debería durar más.

Los pequeños gatos estarán gestándose en la barriga de la gata durante unas 6 semanas, por lo que la duración del embarazo de un gato es de dos meses aproximadamente. Si la gata es primeriza, lo más probable es que tenga pocos cachorros. Si ya ha dado a luz antes, hay más posibilidades de que engendre un mayor número de gatitos.

La cifra media de una camada suele ser de entre tres y nueve gatos. Si la camada es especialmente grande debes ir con mucha cautela, pues lo más probable es que algún gatito nazca ya sin vida.

Qué síntomas tiene una gata embarazada

Hay señales claras, y otras no tanto, con las que te puedes guiar para saber cuando una gata está embarazada. Lo primero es acudir al veterinario para que le haga todas las pruebas que aseguren el estado de salud de la gata y de los gatitos.

Con el seguimiento del embarazo y las ecografías, el veterinario podrá decirte también el día de parto que está previsto y, por lo tanto, cuánto dura el embarazo de la gata.

La señal más clara es que a la gata se le hincharán bastante las mamas y también puede ser que se vuelvan de un color rosado. Su comportamiento también cambia, y es que cuando una gata está embarazada se muestra más cariñosa, o también puede ocurrir todo lo contrario, que se muestre más arisca.

El aumento de apetito y los vómitos también son otras de las señales claras que te dicen cuando una gata está embarazada, pero no cuánto dura el embarazo de un gato. Para eso tendrás que acudir al veterinario.

Durante el parto debes asegurarte de que la gata siempre tenga agua y comida para reponerse del esfuerzo. No es tan importante que coma como que beba agua ya que es clave para recuperar todos esos nutrientes que va perdiendo.

Qué pasa después del parto

Las gatas que son madres suelen tener un comportamiento diferente al que tenían antes, pues ahora que cuidan de alguien son mucho más cautelosas y desconfiadas con los demás. Aunque te conozca puede que no deje que te acerques a los gatitos los primeros días, o que se esconda la mayor parte del día. Esto es algo totalmente normal y se produce por su gran instinto maternal.

La gata suele cambiar a sus cachorros de sitio dentro de la casa, por lo que puedes ayudarla preparando varios rincones con cajas, mantas o camitas para que pueda ir allí con sus gatitos.

La gata necesita desenvolverse a su aire, es decir, no tienes que intervenir mucho durante las primeras semanas, a no ser que la gata te lo pida. Encontrará el modo de pedirte ayuda si la necesita. No obstante, la gata es la que cuidará de sus cachorros, los amamantará y los lavará por lo que no tienes que intervenir.

Cuando ya hayan pasado unos tres meses, los gatitos serán ya practicante independientes. Ahora la gata ya podría quedarse embarazada de nuevo, por lo que deberás ir con cuidado si no es lo que quieres que ocurra. Incluso durante la época en la que amamanta a los cachorros pueden quedarse embarazadas, aunque no es lo más recomendable para su salud.

Ahora que ya conoces todo lo necesario acerca de cuánto dura el embarazo de un gato,  ya puedes plantearte agrandar la familia gatuna. Aunque lo ideal es que si no tienes a nadie que cuide de esos gatitos, evita que se quede embaraza y tampoco hagas negocio con el animal.