Noticias :
wamiz-v3_1

Publicidad

¿Puedo darle de comer helado a mi gato?

¿Se puede dar helado a un gato? advice
© Shutterstock

En Internet se han hecho virales los vídeos de gatos comiendo helado, cuyo fin de los propietarios es grabar su reacción ante la sensación de frío. Quizás debas preguntarte si los gatos pueden comer helado antes de participar en cualquier “trending topic”. No obstante, también puedes tener dudas sobre si ofrecer a tu gato algo fresco y delicioso en los días calurosos de verano.

Sea cual sea la razón, en el siguiente artículo saldrás de dudas sobre si los gatos pueden comer helado por lo que, si te interesa el tema, ¡sigue leyendo!

Por Rodríguez Paula

¿Los gatos pueden comer helado?

Los helados son alimentos congelados que, por lo general, se elaboran a partir de productos lácteos en combinación con frutas, dulces, frutos secos, etc. Por lo tanto, se tratan de productos con un alto nivel de azúcar y conservado a muy baja temperatura. Por estas razones, además de por otros ingredientes que pueda contener, no se recomienda ofrecer helado a nuestros gatos.

El azúcar principal que va a contener un helado es la lactosa. Al igual que los humanos, los gatos pueden tener intolerancia a la lactosa con mucha más frecuencia; además de ser muy sensibles a la acción de los azúcares en su tracto digestivo, ya que no está fisiológicamente preparado para digerirlos. Lo más probable es que si un gato come helado, posteriormente sufra un cuadro de diarrea, vómitos, dolor abdominal y malestar general.

Además de la lactosa, los helados indicados para personas pueden contener ingredientes tóxicos para los gatos, tales como chocolate (nocivo por la presencia de la toxina teobromina), eucalipto (muy tóxico para los gatos), frutos secos, café (la cafeína es un estimulante muy tóxico para los gatos), xylitol como edulcorante, elevada cantidad de cítricos, etc.

Por lo tanto, desde el punto de vista de la salud, el helado no se trata de un producto beneficioso para los gatos, todo lo contrario. Su alto nivel de azúcar, además de otros posibles ingredientes dañinos, hacen que cuando los gatos comen helado se ocasione un cuadro agudo y molesto de patología digestiva.

Cómo reaccionan los gatos ante un alimento frío

El otro hándicap de los helados es que se trata de alimentos conservados entre los 0°C y 4°C. Los gatos también poseen un sistema nervioso complejo similar al nuestro.

Todos conocemos la sensación de cuando ingerimos una bebida fría muy rápido, o en este caso un helado, y de golpe nos inunda un dolor punzante en la frente y principio del tabique nasal, bastante desagradable al que coloquialmente llamamos “congelamiento del cerebro” o “cefalea por frío”.

Esto ocurre porque ante un estímulo frío, que causa mucho contraste de temperatura en el paladar, los vasos sanguíneos que nutren el cerebro, aumentan rápidamente su flujo de sangre provocando un aumento de la presión cerebral (intracraneal) y dilatación y contracción en las arterias de las meninges (capas que recubren el sistema nervioso). Esto se traduce en dolor intenso que dura unos poco segundos.

También a un gato se le congela el cerebro por comer helado, con la diferencia que, aunque a nosotros nos resulte una sensación muy sabida entre las personas, a un gato le genera un desconcierto y malestar que no debe por que experimentar.

Si estás pensando en grabar a tu gato sintiendo algo muy desagradable, por el simple hecho de subir un video a las redes sociales, desde aquí te aconsejamos que no lo hagas ya que no es necesario. Además de influir negativamente en la salud gastrointestinal del gato, vas a provocarle un dolor y cefalea o como se conoce en términos médicos, neuralgia del ganglio esfenopalatino.

Los helados caseros para gatos

Sin embargo, si lo que quieres es darle un capricho a tu gato en los días de calor puedes preparar una receta casera que no resultará perjudicial. En esta opción se contemplan helados caseros preparados sin leche (o leche sin lactosa), y ningún otro tipo de azúcar.

Helado de frutas y leche vegetal para gatos

Una idea es hacer pequeños trozos de fruta (por ejemplo manzana, pera o papaya), y colocar los trocitos en un recipiente y añadir leche vegetal de cereal (no de frutos secos). Mezclar todo bien y colocar en moldes para helado. Congelar durante un día y listo. También puedes utilizar verduras como zanahoria o calabaza, seguro que le encanta a tu minino.

Helado con lata de carne

Esta receta es todavía más sencilla. Puedes coger una lata de comida húmeda de tu gato, mezclar con un poco de agua y colocar en moldes de helado. Al congelarlo durante un día tendrás la comida enlatada, pero con una presentación diferente que, en días calurosos de verano, los gatos se pueden alimentar comiendo helado.

Cómo evitar el “congelamiento del cerebro”

Anteriormente hemos visto como desventaja el frío, ya que puede ocurrir que a un gato se le congela el cerebro por comer helado. Para evitar que se dé esta desagradable situación, ofrece el helado cuando haya reposado un ratito fuera de la nevera y haya ganado temperatura, más o menos, a partir de los 8°C aproximadamente. También evita que pueda comérselo muy rápido y ofrécele a pequeños tiempos, poco a poco, para que no se produzca el contraste de temperatura en el cerebro tan drástico.

Los gatos pueden comer helado si nos preocupamos de los ingredientes que contiene y de la temperatura a la que se lo ofrecemos. Lo que para nosotros puede ser un simple juego, puede desencadenar un problema de salud digestiva y un malestar para nuestro gato. Aunque no es nada grave, tampoco es algo necesario.

Lea también