Publicidad

Convulsiones en perros: cómo hay que reaccionar y lo que nunca se debe hacer

perro convulsionando en el suelo lengua fuera

Perro con la lengua fuera tirado en el suelo

© Kittima05/Shutterstock

La veterinaria María Navarro comparte una guía de actuación ante un perro que convulsiona porque actuar a tiempo (y hacerlo bien) puede salvarle la vida. 

Por María Navarro

Publicado el 3/4/21 18:56

Las crisis convulsivas en perros representan un gran porcentaje de las urgencias que se atienden en la clínica diaria. Son bastante desagradables de presenciar y, como es normal, asustan mucho a los propietarios. 

Si tu perro sufre de crisis convulsivas debes acudir a tu veterinario para que realice el diagnóstico y pueda tratar así la causa de estas crisis. Ten en cuenta que muchas de las enfermedades que las pueden causar constituyen una emergencia.

¿Por qué le dan convulsiones a tu perro?

La convulsión ocurre por una crisis en el sistema nervioso central. Se produce una actividad eléctrica descontrolada en la zona de la corteza cerebral, y, como consecuencia, la actividad neuronal se ve afectada. Cuando un perro sufre una crisis convulsiva cae de lado, aparecen movimientos incontrolados de su cuerpo y es frecuente que se orinen y defequen.

Con mucha frecuencia confundimos las convulsiones o crisis convulsivas con un ataque epiléptico. La epilepsia es una enfermedad que tiene las convulsiones como síntoma, pero no es la única.

Perro convulsionando ©popeyecool/Shutterstock

Causas de las convulsiones en perros

Las convulsiones pueden aparecer como consecuencia de diferentes enfermedades. 

1. Epilepsia

Es la causa por excelencia. Se trata de una enfermedad crónica que puede afectar a perros desde que son cachorros, se suele manifestar por primera vez a partir de los 6 meses de edad. 

2. Enfermedades infecciosas

Si afectan al sistema nervioso, van a provocar que el perro padezca convulsiones. No siempre son convulsiones como tal, pueden ser espasmos aislados de solamente una parte del cuerpo o incoordinación al caminar.

Por ejemplo, en el virus del moquillo canino es frecuente ver que el perro hace un gesto de masticación constante. En este grupo englobamos enfermedades víricas como el moquillo canino y parasitarias como la toxoplasmosis.

3. Intoxicaciones

Productos químicos que afectan al sistema nervioso como herbicidas, plaguicidas y ciertos raticidas. Producen convulsiones cuando se ha absorbido el producto a nivel gástrico o intestinal. Aparte de afectar al sistema nervioso, estos químicos suelen producir alteraciones de diferentes órganos como el hígado, los riñones, etcétera.

4. Traumatismos o golpes

Las convulsiones pueden aparecer en el momento del golpe o después.

5. Enfermedades congénitas como las malformaciones

Un ejemplo de ellas es la hidrocefalia, muy frecuente en la raza chihuahua.

6. Causas metabólicas

Podemos distinguir dos grupos.

  • Acumulación de sustancias tóxicas. Muy frecuente cuando el riñón o el hígado tienen un mal funcionamiento. Son los órganos encargados de eliminar las sustancias tóxicas del cuerpo. La acumulación de estas sustancias pueden provocar el mal funcionamiento del sistema nervioso.
  • Niveles bajos de moléculas imprescindibles para el correcto funcionamiento del sistema nervioso, como el calcio o la glucosa.

7. Tumor cerebral

Es la causa menos frecuente. Suele darse en perros mayores y pueden aparecer otros síntomas como ceguera (descubre aquí como debes cuidar a un perro que sufre este problema), incoordinación de movimientos, falta de control de esfínteres...

Fases de las convulsiones en perros

Cuando se produce un ataque convulsivo, se pueden diferenciar tres fases.

  • Fase pre-ictus. Es la fase previa a la convulsión. El perro sabe que va a tener convulsiones. Es frecuente que en esta fase notemos a nuestro perro nervioso, queriendo llamar nuestra atención o, por lo contrario, intentando esconderse para estar solo. En algunos casos, pueden aparecer ya temblores.
  • Fase ictus. Son las convulsiones como tal. 
  • Fase post-ictus. Es la fase que sigue a las convulsiones. Lo habitual es que el perro esté agotado por las contracciones de su cuerpo, aunque algunos muestran hiperactividad.
Husky siberinao tirado en el suelo © peat kai3/Shuttersock

Qué hacer si un perro tiene una crisis convulsiva

Si tu perro está sufriendo una crisis convulsiva debes seguir los siguientes pasos: 

  1. Mantener la calma. Sabemos que es complicado en una situación así, pero no sirve de nada gritar o poner más nervioso a nuestro perro. Tenemos que tener en cuenta que no sabe lo que está pasando.
  2. Contacta con un veterinario. Si es la primera vez que tu perro sufre una crisis convulsiva, es normal que no sepas qué hacer. Contactar con tu veterinario puede ayudarte a gestionar mejor el momento y ayudar más a tu perro. El veterinario te aconsejará en qué momento debes llevarlo a la clínica: si la crisis es corta lo normal es esperar a que se le haya pasado y si la crisis no cesa debes llevarlo cuanto antes.
  3. Apaga las luces y cualquier aparato eléctrico que haga ruido como la televisión.
  4. El perro debe estar en el suelo encima de una superficie blandita para que no pueda hacerse daño.
  5. Debes ponerte a su lado e intentar tranquilizarlo pero sin moverlo. 

Lo que nunca debes hacer si tu perro tiene convulsiones

Cuando tu perro está sufriendo una crisis convulsiva es totalmente normal que te superen los nervios e intentes cogerlo y hacer que se sienta seguro. No debes levantar a tu perro del suelo, ni en tus brazos ni en una superficie alta porque se puede caer. Piensa que, al moverlo, le vas a crear sensación de inseguridad. Es mejor dejarlo en el suelo en una superficie blanda.

Tampoco es recomendable que le des de comer o beber al perro justo después del ataque, ya que puede que no controle el reflejo de deglutir o tragar.