Noticias :
wamiz-v3_1

ESPECIAL OLA DE CALOR

Publicidad

10 señales de alerta de cáncer en animales

señales cancer animales advice
© Wikimedia Commos

Las mascotas se han convertido en miembros de nuestras familias y queremos asegurarnos de que tengan una vida larga, sana y feliz. En los últimos años, nos hemos esmerado por darles un mejor cuidado a nuestros perros y gatos; gracias a esto, se descubrió que el cáncer es una de las principales causas de muerte en nuestras mascotas. Por lo tanto, es fundamental detectar a tiempo la enfermedad en nuestros animales para ponerle remedio. 

Por Cristina Ridao

Se estima que más de 50% de los perros mayores de 10 años morirán de cáncer. Las señales que presentamos aquí te ayudarán a detectar cáncer en tus mascotas. Cuanto antes logremos detectar la enfermedad, mejores serán las probabilidades de que el tratamiento sea efectivo.  A continuación presentamos 10 señales de alerta de cáncer en perros y gatos. Cabe recalcar que son solo señales de advertencia potencial, no para que entren en pánico sino para que visiten a su veterinario.

1. Ganglios linfáticos inflamados.

Estas "glándulas" están ubicadas a lo largo del cuerpo pero se detectan fácilmente detrás de la mandíbula o detrás de las rodillas. Cuando estos ganglios linfáticos aumentan de tamaño, puede ser indicativo de un tipo común de cáncer llamado linfoma. Una biopsia o citología les permitirá establecer un diagnóstico.

2. Un bulto que crece o cambia de tamaño.

Cualquier protuberancia que crezca rápidamente y/o cambie su textura o forma merece una biopsia. Los bultos deberían estar en frascos de biopsias, no en nuestros animales.

3. Distensión abdominal.

Cuando el "estómago" o vientre se inflama rápidamente, puede implicar la presencia de una masa, un tumor en el abdomen o una hemorragia en el área. Una radiografía o ultrasonido del abdomen ayudará a determinar la causa.

4. Pérdida crónica de peso.

Cuando una mascota está perdiendo peso y no es consecuencia de alguna dieta o régimen nutricional, debes llevarla al veterinario. No es un diagnóstico de cáncer, pero indica que algo está mal. Muchos pacientes de cáncer presentan pérdida de peso repentina.

5. Vómitos o diarrea crónica.

Un caso de vómito o diarrea sin explicación tiene que ser investigado. A menudo, los tumores en el tracto gastrointestinal pueden causar vómito y/o diarrea crónica. Las radiografías, ultrasonidos y endoscopias son herramientas de diagnóstico útiles en estos casos.

6. Sangrado inexplicable.

Un sangrado en la boca, nariz, pene, vagina o encías, no causado por golpes, debe ser examinado. A pesar de que los desórdenes de sangrado son comunes en mascotas, usualmente suceden cuando son jóvenes. Si ocurre un sangrado inusual cuando la mascota es mayor, es necesario que realices una investigación exhaustiva.

7. Tos.

Si tu mascota mayor tiene una tos seca que no produce flema, se aconseja que se realice una radiografía del pecho. Este tipo de tos es una señal común de cáncer de pulmón. Por favor recuerda que hay muchas cosas que pueden causar tos en perros y gatos, esto es solo una prevención.

8. Cojera.

La cojera inexplicable, especialmente en perros de razas grandes, es una señal muy común de cáncer en los huesos fácilmente detectable mediante radiografías en el área afectada.

9. Hacer fuerza al orinar.

Hacer fuerza al orinar y presencia de sangre en la orina puede ser un indicativo de una infección común en el tracto urinario; si el esfuerzo y sangrado no son controlados rápidamente con antibióticos o son recurrentes, la causa principal podría ser cáncer de vejiga. En estos casos, una citoscopia u otras técnicas que le permitan al veterinario realizar una biopsia de la vejiga será útil y puede ser necesario para poder establecer un diagnóstico definitivo.

10. Mal olor oral.

Los tumores orales son comunes en mascotas y causan cambios en sus preferencias alimenticias (por ejemplo, de comidas duras a comidas blandas) o en la forma en que mastican su comida. Muchas veces, el cáncer bucal puede ser detectado por el mal olor. Un examen oral profundo con radiografías o tomografías necesita sedantes y suele ser obligatorio para determinar la causa del problema.

Si sientes que tu perro o tu gato presenta alguno de estos síntomas, no te agusties. Lo mejor que puedes hacer es relajarte, llevar a tu mascota al veterinario y esperar a tener en la mano un buen diagnóstico.