EL QUIZ DE WAMIZ

Publicidad

Tener perro o gato mejora la salud mental durante el confinamiento

perro en brazos de su dueño dog-cat-serious

El impacto positivo de nuestras mascotas parece no tener límites

© Shutterstock

Un estudio dirigido por la Universidad de York (Reino Unido) constata estadísticamente que tener un animal de compañía durante el confinamiento es bueno para la moral.

Por Cristina Ridao

Publicado el 30/9/20 12:25

Tener animales es bueno para la salud, ¡y punto! Esta afirmación no se la sacan los medios de la chistera sino que decenas de estudios dirigidos por prestigiosas universidades la ratifican en todo el mundo.

En periodos de confinamiento, los beneficios que aportan nuestros amigos de cuatro patas salen a relucir todavía más.

El pasado viernes, la revista científica PlosOne difundió un estudio sobre la mitigación de los efectos nocivos del confinamiento. Los resultados de la investigación llegan en medio de la tensión por el avance del coronavirus en Madrid y el resto del país.

Nuevo estudio sobre los beneficios de los animales de compañía

Los científicos de la Universidad de York tomaron como periodo de confinamiento desde el 23 de marzo de 2020 hasta el 1 de junio.

En España, la cuarentena entró en vigor a las 00:00 horas del domingo 15 de marzo y se extendió hasta el 21 de junio, con el final de la última prórroga del estado de alarma.

El país entró en una "nueva normalidad" que actualmente se encuentra en una fase de inestabilidad máxima. 

Los poderes públicos se baten para adoptar medidas que logren frenar la expansión de la pandemia tanto en la Comunidad de Madrid como en otros puntos calientes de la geografía española.

"Mens sana in corpore sano"

Los investigadores de la Universidad de York interrogaron a exactamente 5.926 británicos sobre la relación con sus animales de compañía durante la cuarentena.

Más del 90% de los encuestados dijeron que su mascota los ayudó a sobrellevar emocionalmente el encierro. El 96% dijo que su mascota los ayudó a mantenerse en forma y activos.

encuesta Plos One
El 86% de los encuestados afirmó que su animal lo ayudó a mantener su estabilidad emocional durante el Covid 19©PlosOne

La fuerza de este vínculo no fue significativamente diferente según la especie del animal. Como era de esperar, las mascotas más comunes eran los gatos y los perros (el 90%). 

"Tener animales se asocia con el mantenimiento de la salud mental y la disminución de la sensación de aislamiento y soledad", señala el estudio; y añade: "La posesión de animales, por lo tanto, parece mitigar algunos de los efectos psicológicos dañinos del confinamiento por Covid-19".

Cuidar de ellos es un apoyo emocional 

Para la mayor parte de los encuestados el cuidado de sus animales supuso una ayuda para enfrentar el contexto de la pandemia. Afirmaron que son una fuente importante de apoyo emocional.

Pero también nos preocupan

Sin embargo, los animales también son motivo de preocupación. El 68% de los propietarios manifestó su preocupación especialmente durante el parto, puesto que el acceso a la atención veterinaria estaba restringido.

Ojo con adoptar egoistamente

Aún así, los investigadores advierten que no se debe adquirir un perro o gato “para mantenerse cuerdos”. Los animales tienen sus propias necesidades y el disfrutar de la compañía de uno debe estar fundado en el principio de beneficio mutuo.

El estudio subraya que las mascotas pueden ayudar a aliviar parte del estrés psicológico durante el confinamiento. Sin embargo, es muy  importante ser conscientes de la responsabilidad que supone y el efecto nocivo que esta puede tener en algunas personas.

Ellos también sufren con el confinamiento y, de hecho, nuestros animales pueden tener ansiedad con la vuelta a la normalidad.

Un estudio sesgado

La muestra de población encuestada no representa la totalidad de la población. La mayoría se declaró “amante de los animales”.  Y la mayoría de los participantes que no tenían mascotas dijeron que les gustaría o planean tener una.

Los resultados deben interpretarse teniendo en cuenta esta salvedad, especialmente cuando se realizan comparaciones estadísticas entre propietarios y no propietarios de animales. No obstante, la contribución de los animales a nuestra salud mental no se cuestiona.