Publicidad

Labsky: descubre cómo es el cruce de Labrador y Husky

labrador y husky

Descubre cómo es la preciosa mezcla entre el Labrador y el Husky Siberiano 

© Shutterstock

Conoce todas las características de una de las razas de perro más al alza, el Labsky, el cruce entre un Labrador y un Husky Siberiano. 

Por José Manuel Cano

Actualizado el 8/2/21 14:55

En nuestro capítulo de razas mixtas, hoy nos detenemos en el Labsky, el cruce entre el Labrador y el Husky Siberiano. Hablamos de la combinación de dos perros enérgicos, inteligentes y sociales, especialmente con los humanos.

Como ocurre con el resto de perros producto de mezclas de tan distintos individuos, es difícil saber con exactitud cuál será el rasgo de la personalidad predominante en el perro, pero existe una posibilidad muy alta de que el resultado sea un animal activo pues ambos progenitores se distinguen precisamente por esta condición.

No obstante, conviene asegurarse que el Labsky esté estimulado tanto física como mentalmente, que disfrute de largos paseos y que pruebe nuevas actividades conforme va creciendo.

Por lo general, el Labsky será un perro cariñoso, normalmente fácil de entrenar y al que le encantará aprender nuevos trucos.

Así pues, ya sabes que el Labsky será un perro enérgico, afable, cariñoso, trabajador, inteligente, eminentemente entrenable, un gran nadador, leal y muy protector con su familia, pero estudiemos un poco mejor todas sus características.

Perro Labsky: ¿Cómo es?

Conoce al Labsky y descubre si es el perro idóneo para ti © Pinterest 

Para aproximarnos al resultado final, conviene saber, a grandes rasgos, cómo suelen ser sus padres, dos perros muy trabajadores, por cierto. Vamos a ello: 

El Labrador

El Labrador Retriever surge en Canadá y originariamente fue un perro utilizado para ayudar a pescar y cazar. Los labradores 'modernos' siguen siendo perros muy físicos, aunque evidentemente tienden a tener un rol más domesticado, como perros guía, de servicio e incluso de terapia.

Hablamos de perros despreocupados a los que les gusta participar en actividades familiares. Si se les educa correctamente, pueden ser especialmente buenos con los niños. Su 'punto débil' está en la comida, por lo que son muy fáciles de entrenar.

Los Labradores actuales siguen siendo perros muy físicos e inteligentes © Shutterstock

El Husky Siberiano

Criado en los duros climas del norte de Siberia, los perros esquimales también se utilizaron para la caza, aunque su fama siempre ha estado asociada a su trabajo como tiradores de trineos.

Como era de esperar, son perros atléticos y robustos que poseen mucha resistencia. No son los perros idóneos para personas sedentarias y sí son maravillosas mascotas familiares pues tienen una afinidad especial con los niños.

Del mismo modo, los Huskys son perros pensadores independientes, por lo que su entrenamiento requiere paciencia y consistencia. 

Los Huskys son perros atléticos y fuertes que poseen además una gran resistencia © Shutterstock 

Carácter del Labsky

Definir con exactitud la personalidad del Labsky es arriesgado. Los labradores son mucho más tranquilos que los nerviosos huskys. Dependiendo de la mezcla, el Labsky podría heredar cualquiera de estas cualidades. 

Lo más normal es que estas características tan opuestas se equilibren en la mezcla, dando como resultado un perro que no será ni demasiado dócil ni tampoco demasiado hiperactivo. 

Al Husky le encanta cavar, al Labrador masticar. El Labsky puede nacer con cualquiera de estos rasgos e incluso con los dos. 

Características del Labsky

1. ¿Cuánto pesa un perro de raza Labsky?

Cuando son adultos, lo normal es que pesen entre 18 y 27 kilos y será a partir de entonces cuando se le aprecien más características faciales y corporales de una raza que otra. Su altura oscila entre los 50 y los 63 centímetros. 

2. Pelaje del Labsky

Su pelo puede ser castaño, negro, amarillo, rojo, blanco o alguna combinación de los mismos, y la longitud del cabello es igualmente muy variable. Y no os vamos a engañar, estos perros tienden a mudar mucho pelo. Esto se debe a la capa doble y gruesa que tiene el Husky para protegerse de las bajas temperaturas de Siberia. 

Incluso un Labsky con predominancia de Labrador soltará mucho más pelo que un Labrador normal, y eso que ellos ya de por sí sueltan bastante... 

La muda normalmente ocurre dos veces al año y, si no lo cepillas con cierta regularidad, tu casa va a estar llena de pelos. Lo ideal es cepillarlo una vez a la semana durante el año y con mucha frecuencia durante la temporada de muda. Recomendamos comprar peines especiales, aquí hablamos largo y tendido sobre ellos, para la capa interna que facilitan mucho su aseo.

3. Color de ojos del Labsky

Puede tener ojos marrones u ojos azules, o incluso uno de cada color

Los ojos de estos perros pueden ser azules, marrones o uno de cada color  © Pinterest

Esperanza de vida del Labsky

Tanto el Husky como el Labrador son razas fuertes y robustas que, en su combinación de genes, mejoran en gran medida sus condiciones de salud. Dicho esto, la esperanza de vida media de un Labsky oscila entre los 10 y los 13 años. Este es un rango común para la mayoría de los perros cruzados de ese tamaño.

Salud del perro Labsky

Como cualquier raza mixta, el Labsky es suceptible a cualquiera de los problemas médicos de sus padres. 

1. El Labrador corre el riesgo de desarrollar:  

2. En cuanto al Husky, sus problemas más comunes son los siguientes:

Ya habrás visto que hay muchas patologías posibles en este cruce, por lo que hay que prestar especial atención en aquellas que se repiten en ambas razas.

Educación y cuidados del perro Labsky

1. Entrenamiento para perros Labsky

¿Necesitan mucho ejercicio? Cien por cien sí. El Labsky es una mezcla de dos perros de trabajo muy activos con niveles de energía extremadamente altos, por lo que necesitan cansarse

Como poco, un Labsky necesita una caminata de dos horas diarias, durante las cuales puede correr todo el tiempo para quedar todo este exceso de energía. Si no es así, pronto se sentirá aburrido y podría derivar en problemas de comportamiento.

No es ninguna tontería: no descuides los largos paseos y los juegos con tu Labsky para mantenerlo estimulado.

Todos los perros son animales de manada, pero la mentalidad de la manada es una parte muy importante en el ADN del Husky, por lo que en el Labsky normalmente predomina su capacidad para el entrenamiento y la socialización desde cachorro. 

Un Labsky no necesariamente se distinguirá por ser un perro dominante, pero uno mal entrenador tendrá poco respeto por los límites o las reglas de una casa.

Por suerte, ambas razas son muy inteligentes y responden rápidamente a métodos de entrenamiento con refuerzos positivos. Solo hay que empezar a entrenarlo a una edad temprana y ser paciente. El Labsky puede parecer un poco testarudo, pero es constante en su aprendizaje y la recompensa a largo plazo superarán con creces los sacrificios del principio.

A todos ellos les encanta el agua. La natación, por tanto, es una gran actividad para ellos, aunque también les encanta correr y moverse por donde quieran siempre que la situación lo permita. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Penny & Piper (@idahotails)

2. Cómo alimentar a un Labsky

Cuando son muy cachorros -entre dos y tres meses-, estos perros deben ser alimentados 4 veces diarias aproximadamente. Posteriormente, entre los tres y los seis meses, se puede reducir la dosis a 3 veces diarias, para bajar a 2 entre los seis meses y el año.

Origen e historia de la raza Labsky

Se trata de una raza mixta de lo más contemporánea. Los registros de su existencia se remontan a pocos años atrás, por lo que se trata de una de las razas más nuevas que existen. 

El primer Labsky surgió por el cruce accidental de un Husky con un Labrador desconocido y al principio se les enmarcó en el grupo de los Spitz, pero con los años se fueron haciendo distintas clasificaciones de esta raza y se les denominó por primera vez con el nombre de Labsky. 

El Labsky posee un cclub que se creó en Alemania en 2006 y allí fue donde se le asignó el nombre concreto de su raza tras una reunión en la que se discutió acerca de su peso y tamaño. No obstante, el Labsky no se convirtió en una raza popular hasta comienzos de la década de 2010.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Kiwi (@kiwi_latte_pista)

Perro Labsky: precio y dónde comprarlo

Un cachorro de Labsky genuino cuesta entre 340 y 560 euros. No es un precio barato y, a menos que conozcas a ambos progenitores, no hay garantías de que estés comprando un Labsky auténtico, así que extrema la precaución al tratar con los criadores. 

Conviene investigar y acudir a los criadores más experimentados y legítimos. Estos son los que pueden presentar los documento de registro. Y por supuesto, no duces en preguntar todo lo que necesites sobre los cachorros o sus padres. Si los criadores son realmente genuinos, tendrán todas las respuestas.

¿Puede el Labsky convivir con los niños?

Se distingue por ser un perro que socializa muy bien con los más pequeños de la casa. Es posible que en su edad adulta no haga tantas 'migas' con los niños, pero lo más normal es que sea un perro idílico para familias en las que haya niños con cierta madurez como para tener una relación de tú a tú con su mascota.

Con los más pequeños, el Labsky se sentirá algo más confuso con sus juegos y movimientos, por lo que a veces podría adoptar una actitud defensiva. Sin embargo, al no ser un animal instintivamente agresivo, no se mostrará amenazante a no ser que el niño le proponga un juego demasiado molesto.

Consejos para adoptar a un Labsky

A estas alturas ya debes saber mucho más acerca del Labsky, así que solo te damos un último consejo: si estás considerando adoptar a un perro por primera vez, piensa detenidamente antes de elegir a esta raza. 

Ya sabes que son animales activos, atléticos y de mente fuerte, por lo que podrían ser "demasiado" trabajo para un propietario sin experiencia. 

Dicho esto, si quieres alucinar con su progresión, estos perros responden muy bien con métodos de entrenamiento adecuados. Si te familiarizas con las mejores técnicas y comprendes el compromiso que conlleva, entonces podrás ser el orgulloso propietario de un Labsky saludable y bien adaptado.

Como último apunte, a este cruce también se le conoce como Huskador y/o Labrasky.