Vacunando a los perros

Existe una confusión generalizada entre el suero inmunológico (o anti-suero) y las vacunas. Las vacunas protegen a los perros de las principales enfermedades caninas, que suelen ser de origen viral, estimulando el sistema nervioso para crear anticuerpos que son utilizados para luchar contra el contagio de las enfermedades en cuestión.

El suero inmunológico, por otra parte, es una inyección de anticuerpos que son destruidos rápidamente por el cuerpo, y que por tanto necesitan ser renovados continuamente.

Por ejemplo, algunos cachorros reciben suero inmunológico para combatir el moquillo cuando se presenta antes de los dos meses de edad, pero aún así necesitan ser vacunados cuando cumplan lo dos meses, con dos refuerzos subsecuentes, pues la inyección de suero inmunológico no cuenta como una vacunación.

Advertencia: los animales solo quedan protegidos de las enfermedades dos semanas después de su segunda inyección. La vacunación efectiva requiere de dos inyecciones, con un mes de espera entre cada una. En el caso del refuerzo anual, efecto es instantáneo.

Las vacunas caninas pueden ser combinadas sin ningún riesgo, y las reacciones a las vacunas son raras. No existen beneficios al vacunar a un cachorro antes de los dos meses de edad, pues su sistema inmunológico no está lo suficientemente desarrollado como para producir anticuerpos (exceptuando el parvo virus, cuya vacuna suele aplicarse a las cinco o seis semanas de edad).

Vacunas recomendadas

El set de vacunas cubre moquillo, hepatitis, leptospirosis, rabia y parvo. También existe una vacuna contra la piroplasmosis, una enfermedad parasitaria transmitida por las garrapatas, aunque no suele aplicarse de forma universal.

Estas vacunas son colocadas a partir de los dos meses de edad, excepto por la vacuna contra la rabia, que es colocada desde los tres meses en adelante. Los refuerzos de las vacunas son colocados un mes después, excepto la de la rabia, de la cual solo se necesita una inyección. Sin embargo, se recomienda colocar un refuerzo anual de todas las vacunas.

  • Cachorro de dos meses: conjunto estándar de vacunas.
  • A los tres meses: primer refuerzo del conjunto estándar de vacunas.
  • Al año: segundo refuerzo del conjunto estándar de vacunas.

Si quieres que el perro produzca anticuerpos de forma permanente, debes colocarle un refuerzo anual por el resto de su vida.

La vacuna antirrábica es la única vacuna requerida legalmente. La vacuna es obligatoria en todas las fronteras internacionales, exposiciones, regiones contaminadas o para la permanencia en áreas rurales.

Sin embargo, se pedirán todas las vacunas si el animal va a ser colocado en jaulas transportadoras, por ejemplo.

En resumen, la vacunación permanente le permite al perro estar protegido contra:

  • Gastroenteritis viral o parvo virus.
  • Moquillo.
  • Hepatitis contagiosa (enfermedad de Rubarth).
  • Leptospirosis.
  • Enfermedad respiratoria causada por el adenovirus.
  • Rabia.
  • Leishmaniasis.

Es importante recalcar que algunos costos de prevención y vacunación son reembolsados por los seguros de mascotas.

Consejo veterinario: ¿Por qué vacunar a tu perro?

La Dra. Caroline Rousseau, una veterinaria de Evry, nos ofrece sus consejos sobre la vacunación canina en tres puntos clave:

Así que, ¿por qué vacunar a tu perro?

La vacunación es una forma de prevenir varias enfermedades de origen viral, bacteriano y parasitario que pueden ser fatales. La vacunación estimula las defensas inmunológicas de tu perro y le ayuda a combatir las infecciones. Un perro puede contaminarse mediante las heces, la orina, el moco (nasal), las secreciones respiratorias y parásitos externos como pulgas, garrapatas y mosquitos.

¿Contra qué enfermedades debes vacunar a tu perro?

¿Podemos ver ahora las principales enfermedades caninas contra las cuales debes vacunar a tu perro? Las principales enfermedades virales son:

– Moquillo (fiebre, problemas respiratorios, digestivos y oculares);
– Parvo virus (gastroenteritis hemorrágica);
– Tos de perrera (traqueo-bronquitis contagiosa);
– Enfermedad de Rubarth (hepatitis aguda, fiebre y gastroenteritis);
– Rabia.

También es posible vacunar contra algunas enfermedades bacterianas como la leptospirosis (gastroenteritis hemorrágica, ictericia y enfermedad renal) y contra parásitos transmitidos por la garrapata (piroplasmosis, enfermedad de Lyme, entre otras).

¿Cómo es la rutina de vacunación?

Finalmente, tu veterinario debe aplicar dos o tres vacunas con intervalos de entre tres y cuatro semanas durante la vacunación inicial (indistintamente si el perro en cuestión es cachorro o adulto), con una vacunación de refuerzo cada año.

Mi consejo: solo se deben vacunar animales en buen estado de salud, y recuerda desparasitar a tu perro con algunos días de anticipación antes de las vacunas.

Como siempre, el viejo adagio aplica: ¡La prevención es la mejor cura!

Ver otros artículos