5 consejos para desarrollar una buena relación con tu perro adulto rescatado

Los cachorros usualmente son los favoritos cuando queremos un miembro nuevo en la familia, y los perros maduros suelen tener un destino diferente. Se les ignora por razones como su tamaño y su apariencia. En algunos casos, los humanos se preocupan porque creen que jamás conseguirán ese lazo inquebrantable que todos queremos con nuestra mascota.

- Anuncio Publicitario -

Este es un malentendido común con los perros adultos. Muchos creen que no pueden desarrollar relaciones como los cachorros, y esto causa que muchos animales vivan su vida adulta en un refugio. Es cierto que los perros adultos suelen verse afectados por experiencias pasadas, pero muchos están esperando a la persona adecuada que quiera enseñarles lo buena que es la vida.

El tiempo que tome crear una relación con un perro adulto dependerá de varios factores, como las experiencias pasadas del perro, su temperamento individual y el esfuerzo de sus nuevos humanos para entablar esta relación. Puede que tome tiempo, pero no es cierto que la edad de un perro le impida formar una relación con una persona. A continuación presentamos cinco consejos para ayudarte a desarrollar una relación inquebrantable con tu perro adulto.

1. Sé una persona predecible

- Anuncio Publicitario -

Cuando un perro termina en un refugio, eso implica que su confianza ha sido traicionada al menos una vez. Sea como sea que su familia anterior lo abandonó, o qué situación incontrolable terminó rompiendo su corazón, algo ocurrió que cambió la vida del perro. El cambio de circunstancias lo tomó por sorpresa y le enseñó que las personas y las cosas no suelen ser de fiar. Su confianza está a prueba, y necesitan a alguien que altere esa perspectiva y les enseñe que vale la pena tener esa confianza.

Puedes ser esa persona al demostrarle a tu perro que, sin importar qué pase, estás ahí para quedarte. Debes demostrar que a pesar de los eventos desconocidos de la vida, siempre podrá aferrerse a ti como un amigo, fuente de cuidado y amor.

Desarrolla una rutina diaria que involucre a tu perro tanto como sea posible. Haz que tu mascota se convierta en parte de todo lo que haces, generando interacciones consistentes y predecibles. Con el tiempo, tu perro aprenderá qué esperar de ti, y comenzará a desarrollar la confianza necesaria para formar un lazo emocional.

- Anuncio Publicitario -
Ant.1 de 5

FUENTEiHeartDogs