5 cosas que nunca creerías que a tu perro no le gustan de ti

cosas que a los perros no les gusta
La cabeza de un perro es su principal fuente de información sensorial.

Sí, hay cosas que a tu perro no le gustan de ti por mucho que te ame. Hablamos con un educador canino que explica el por qué de esas 5 cosas

- Anuncio Publicitario -

El vínculo que se forma entre un perro y su humano es algo que se cuida día a día. Sabemos que entre las razones por las que merece la pena adoptar un perro está su amor incondicional. Ahora bien, por increíble que parezca, aunque tu perro te adore y tú a él, hay cosas que a que tu perro no le gustan de ti. Tranquilo, no te va a dejar de querer, pero como en toda relación habrá que tenerlas en cuenta para mejorar vuestro vínculo.

Cosas del día a día

Las 5 cosas que a tu perro no le gustan de ti son cotidianas. Las realizamos a diario y como los humanos las asumimos como normales, pasan desapercibidas. Hay ciertas situaciones que le haces a tu perro que, como poco le incomodan, pero pueden llegar a crearle un verdadero problema. El educador canino Sergio Tallón, de Senda Canina, que ya nos aconsejó sobre qué collar o arnés es mejor para tu perro, nos desarrolla el por qué de cada una de ellas.

Un perro un poco agobiado por el abrazo de su humana.
Un perro un poco agobiado por el abrazo de su humana. / Pintirest

Abrazar a tu perro

Seguro que te sale del alma darle un achuchón a tu perro como muestra de cariño. Es más, seguro que alguna vez en esa efusividad le has cogido en brazos, algo que no les agrada nada. “Un abrazo no suele gustar a los perros porque muchas veces ejercemos presión de más, les cortamos el movimiento y se sienten limitados. Si el perro no está acostumbrado a eso, para él es un estímulo negativo que le estamos aplicando”, explica Sergio Tallón. “En cambio, sí hay perros a los que les encanta que les abracen, pero si no es el caso, mejor no obligarles”.

- Anuncio Publicitario -
La cabeza es una de las zonas más sensibles de los perros.
La cabeza es una de las zonas más sensibles de los perros.

Tocarle la cara

El primer impulso al conocer a un perro, o con el tuyo propio, es acariciarle la cara, su cabeza. “La principal entrada de información sensorial del perro es la cabeza: ojos, nariz y oído –indica el educador perruno–. Cuando vas a tocarle la cara, el perro, casi por mero ánimo de defensa, tiende a quitar la cara para poder seguir viéndote, como haría cualquier persona si te ponen un mano en la cara. “Si a esto añades que se trata de un perro inseguro o la persona que va a tocarle es desconocida, la combinación no es buena”. Sergio también comenta que esa situación es parecida a la anterior. Es decir, si el perro está acostumbrado, genial, pero en caso contrario no hay que forzarle.

Una de las formas de desfogar de los perros es oliendo.
Una de las formas de desfogar de los perros es oliendo.

Cortarle el olfateo en pleno paseo

Cuando vas paseando a tu perro, se para más que un paso de Semana Santa. Todos los días huele las mismas esquinas, el mismo arbusto; de repente te pega un tirón porque le ha venido un olor de dos metros más atrás… Esto se debe a que una de las relaciones fundamentales del perro con el medioambiente es el olfato. Si no le dejamos que olisquee, ya estamos cortándole y frenándole, lo que supone una consecuencia negativa. El perro está oliendo el pipí de otro perro para interpretar cierta información de ese perro y si tú vas y se lo cortas, generas en el perro estrés, frustración, cabreo…”, advierte el de Senda Canina.

Los perro también tienen sus miedos.
Hay que ayudar a los perros a que se superen sus miedos paso a paso.

Enfrentarle a sus miedos

Los perros también tienen sus miedos. Hay que saber ayudarles a superarlos y no caer en el error de obligarles a enfrentarse a él porque sí. “Si el perro no es capaz de gestionar el contexto de miedo al que se tiene que enfrentar y tú quieres obligarle, lo que va a generarle es más miedo. De hecho a los perros hay que enseñarles poco a poco a gestionar situaciones fóbicas, señala Sergio. Por ejemplo, “el perro le tiene miedo a otro perro: meterlo en un parque de perros sin más no es nada aconsejable. Primero tendrá que ver un perro de lejos, luego acercarse a uno solo, luego a otro… paso a paso para que sepa identificar las situaciones”.

- Anuncio Publicitario -
La nariz del perro se satura con los olores fuertes.
La nariz del perro se satura con los olores fuertes.

Los olores fuertes

Como te eches perfume y tu perro ande cerca, seguro que se ha puesto a estornudar. Los perfumes o productos fuertes que tengan notas olfativas altas o mucha base de alcohol le provocan esa reacción. ¿Por qué? La nariz del perro se satura. Sergio pone un ejemplo muy sencillo para comprenderlo: “es como el flash de una cámara. Cuando te hacen una foto y salta el flash, te satura un poco la vista y dejas de ver momentáneamente. Salvando las distancias, es lo que le ocurre al perro cuando huele un perfume o algún producto fuerte que hayas usado en casa”.

Lee también: Por qué jamás deberías tener un galgo en tu casa

Redactora. En ocasiones le pongo voz a los pensamientos de mi perra, Chufa. Si algún día le da por hablar seguro que entraría en bucle: jugar, pelota, calle, jugar, calle, comer, comer, calle... y en ese orden. Sí, me tiene loca.