¡Los gatos y los pájaros SÍ pueden vivir juntos! ¡Te contamos cómo hacerlo!

gato pajaro vivir juntos
Un gato mirando atentamente a un pájaro | Roberto Herrero

Si quieres que en tu casa convivan un gato y un pájaro, te recomendamos que te pases por aquí y que leas estos consejos, ya que a veces suele ser difícil que terminen llevándose bien. En este caso, sí, tenemos que reconocerlo, la culpa siempre es del gato.

- Anuncio Publicitario -

Recientemente te hemos dado en Wamiz los mejores consejos para que puedan convivir en una casa gatos y perros y en esta ocasión queremos centrarnos en la figura del gato y en la del pájaro. Porque estos últimos son unos animales muy agradecidos para tener en casa, ya que requieren muy pocos cuidados y son muy alegres. El problema suele venir cuando queremos tenerlos en una casa en la que ya tenemos un gato, principalmente si este no está acostumbrado. Por eso, si este es tu caso, queremos darte los mejores consejos para que consigas que se lleven lo mejor posible, ya que a menudo puede resultar bastante complicado. ¡No te pierdas nada!

La culpa siempre es del gato

Evidentemente, poca culpa puede tener el pobre pájaro, que está limitado en su jaula y que simplemente se mueve de un soporte al otro. Si no se trata de un pájaro que viva en libertad por la casa, la tónica suele ser la de que el gato se pasa horas mirando la jaula e incluso atacándola. ¡El que escribe se encontró un día a su gata colgada de la jaula del pájaro! El pobre se llevó un gran susto y yo con él, la verdad. Por eso debemos ofrecer una alternativa al gato para que se distraiga con otra cosa. Juega mucho con él y cuando veas que se queda mirando al gato, distrae su atención con alguna otra cosa. No obstante, debes tener en cuenta una serie de precauciones.

gato pajaro vivir juntos
Los gatos a veces se obsesionan con los pájaros | Roberto Herrero Tardón

Sitúa la jaula lejos del alcance del gato

Ya hemos comentado en alguna ocasión que el instinto depredador del gato está increíblemente acentuado, por lo que no dejará de intentar cazar a tu nuevo pájaro. Por eso tenemos que estudiar detenidamente cuál va a ser el emplazamiento de la jaula del animal. Lo ideal es ponerlo en un sitio elevado, desde el cual el pájaro pueda verlo todo y al mismo tiempo sentirse seguro. Asegúrate de que el gato no puede acceder a ella con facilidad. A menudo, aunque el gato no pueda tocar al pájaro, sí que se pueden acercar, lo que contribuye a aumentar el estrés del pájaro de manera considerable.

- Anuncio Publicitario -

No escatimes en la calidad de la jaula

Aunque el mercado ofrece jaulas de precio muy reducido, a menudo estas no tienen una calidad mínima que nos permita estar tranquilos si tenemos un gato en casa. Asegúrate de que los barrotes sean lo suficientemente robustos y de que la puerta no es corredera, ya que el gato podría abrirla con una pata o incluso con el hocico. Si ya tienes una jaula así, asegura la puerta con una brida o con cinta adhesiva. Toda precaución es poca en este sentido.

Cuidado si tienen contacto entre ellos

La saliva de los gatos tiene una bacteria que, si bien es inofensiva para los humanos, para los pájaros puede resultar fatal si no se trata a tiempo. Se trata de la bacteria Pasteurella y en ocasiones puede causar infecciones respiratorias o abscesos. Pero no nos equivoquemos, no solo los gatos pueden resultar peligrosos en este binomio. Si el pájaro del que estamos hablando es un ave de gran tamaño como un loro o una cacatúa, el gato también puede correr serio peligro. Un picotazo de este animal puede enviar a un humano directamente al hospital, así que para un gato podría tener graves consecuencias, evidentemente.

La confianza y la supervisión son fundamentales

Al principio deberás tener muchísimo cuidado con ellos. Intenta estar en todo momento mientras estén juntos, hasta que veas que van familiarizándose. Al principio dales bastante espacio y poco a poco ve permitiendo que se acerquen cada vez más. En función de cómo ves su comportamiento, podrás ir delegando. No te agobies si al principio la convivencia es complicada, es algo que pasa hasta en las mejores familias. Poco a poco se irán acostumbrando el uno al otro y finalmente harán como si fueran amigos de toda la vida, estamos seguros.

- Anuncio Publicitario -

Leer también: ¿Sabías que el nombre que le pones a tu gato influye en su ‘obediencia’? ¡Consejos para elegir el mejor!

Soy periodista y también tengo un gato. Como a ti, me encantan los animales y por eso busco historias que merecen ser contadas.