Todo el mundo lo mira en la calle, pero lo impactante fue su rescate. ¡Lee la historia!

Se salvaron la vida mutuamente.

Todo_el_mundo_lo_mira-01

- Anuncio Publicitario -

Es un hecho que los perros tienen una capacidad única e innata para transformar nuestra vida. Esta técnico en veterinaria en Killeen, Texas, lo sabe bien, porque apenas vio al cachorro que estaba a unas habitaciones, supo que algo importante estaba a punto de suceder.

“Había trabajado para ese veterinario durante tres años y había visto cosas horribles”, escribió, “pero nada podía haberme preparado para lo que iba a ocurrir”.

Un sentido “inusual de urgencia” invadió a Danielle Torgerson y la hizo investigar los dolorosos gemidos y llantos al fondo del pasillo. En la mesa para examinar estaba un cachorro acompañado por su dueño, que alegaba que al perro lo habían “picado abejas”. La cara del perrito estaba “derretida”, según Danielle. Sus labios estaban quemados, no tenía párpados, piel ni pelaje desde la cabeza hasta los hombros. La habitación estaba llena de un “olor agobiante a gasolina”.

Danielle Torgerson
Danielle Torgerson

Danielle se dio cuenta de que el cachorro estaba ahí para ser sometido a eutanasia. En ese momento su tristeza se volvió enojo: se negó rotundamente a dejar que muriera sin haber vivido una vida normal y feliz.

“¿Alguna vez podrá tener una cama?” pensó. “¿Dar paseos por mi calle? ¿Será posible que este cachorro pueda saber lo que es amar y ser amado?” El veterinario no estaba seguro si el perro sobreviviría debido a la gravedad de sus heridas las heridas y le advirtió a Danielle que salvarlo costaría miles de dólares, pero ella ya había tomado una decisión.

- Anuncio Publicitario -

“Sabía que iría a casa conmigo” nos contó.

Danielle lo apodó D’Artagnan, o Mr. D., por el capitán de los Mosqueteros que servían al rey Luis XIV. El perro tuvo una cirugía de injertos de piel, reconstrucción de orejas, hocico e implantes de pelo donde lo había perdido. Nunca tendrá párpados de nuevo, así que Danielle le aplica lágrimas artificiales a diario.

Danielle Torgerson
Danielle Torgerson

El tiempo pasó y Mr D. creció en un ambiente amoroso donde pudo convertirse en un perro generoso. Danielle confiesa que le encanta consentir a sus gatos y no tiene problemas a la hora de compartir su comida, pero la gente siempre se le queda viendo. Ella comenta:

“Su apariencia asusta al principio; los injertos de piel hacen que parezca un hombre lobo, pero es un ángel adorable. Lo sé porque le salvé la vida y él me devolvió el favor ayudándome a salvar la mía”.

En 2010, Danielle se fracturó el cráneo al golpearse con el concreto después de saltar de su motocicleta para evitar un choque. Quedó en coma durante doce días, sin actividad cerebral.

- Anuncio Publicitario -

Siguiendo las instrucciones de su testamento, donde establecía que sería donante de órganos, los doctores habían decidido remover su respirador al décimo tercer día. Cuando el sacerdote llegó para realizar la última unción, Danielle despertó repentinamente y sus primeras palabras fueron “Mr. D”.

Source: c/o Danielle Torgerson
Source: c/o Danielle Torgerson

Lo que Danielle más quería era volver con D’Artagnan y sus otros perros, pero la rehabilitación para aprender a caminar y hablar de nuevo fue un proceso largo. Cuando finalmente se reunió con su familia de mascotas, aprendió lo que verdaderamente significaban para ella.

“Ahora que me recuperé por completo, mi mayor deseo es que esta historia inspire a personas de todas las edades a no darse por vencidas y a luchar por ellos mismos y por sus seres queridos. También quiero resaltar lo importante que es rescatar animales de los refugios. […] Porque encontrarán que el amor y el vínculo que se puede formar con un animal es desinteresado, duradero y jamás se romperá”.

Hoy en día, Mr D. es feliz y está sano. Disfruta de la vida con sus amigos perrunos, gatunos y con Danielle.

Pueden comprar el libro de la historia de Mr. D en Amazon, que incluye muchas historias divertidas y verídicas, además de imágenes que seguro te harán sonreír. Todas las ganancias producto de la venta del libro serán destinadas a la organización Texas Humane Heroes y servirán para ayudar a otros perros como Mr. D.