10 cosas que asustan a los gatos (por curiosas que parezcan)

Gato asustado
Los pepinos, los globos y los calcetines les ponen muy nerviosos I Pexels

Descubre por qué los gatos se asustan con facilidad y cuáles son las cosas que más temen. Asegura que tu gato está tranquilo en casa.

- Anuncio Publicitario -

Los gatos, al igual que los humanos, tienen miedo ante determinadas situaciones o comportamientos que, además de ponerles los pelos de punta, implican que sus componentes fisiológicos se desestabilicen. Saber si tu felino está asustado es muy sencillo puesto que los mininos lo muestran sin retenerse. Cuando los gatos tienen miedo sus pupilas se delatan, su corazón se acelera y pueden hacerse hasta pipi encima. ¡Pobrecitos! Por estas razones es muy importante saber qué situaciones estresan a nuestra mascota con el objetivo de evitarles sufrimiento.

Además de darte consejos para subirle la moral a tu gato, en Wamiz queremos que cuides de tu gato sin condiciones y tomando conciencia de las cosas que lo asustan por curiosas que te parezcan.

1. Las mudanzas

¡No les gusta mudarse! Recuerda que los gatos son muy suyos y muy independientes pero, cuando llegan a una casa la hacen suya marcando su territorio. Ante lo cual no es extraño saber que las mudanzas les ponen los pelos de punta. Ver como su hábitat se descompone, su rutina se rompe y las cosas cambian les pone muy nerviosos.

2. Las personas

Es decir, las que no conocen. No te extrañes si invitas a desconocidos a casa y tu gato no se asoma ni a saludar. Recuerda que tu felino solo quiere estar con seres humanos que le inciten confianza. Todos los demás, no son de su gusto y lo más normal es que se esconda de ellos.

3. Otros animales

Si tienes un gato en tu casa reflexiona mucho el supuesto de adoptar otra mascota ya que este gesto de nueva voluntad no le hará gracia alguna a tu gato. El mero hecho de tener que compartir su espacio, convivir con otro ser y compartir tu cariño le estresa.

- Anuncio Publicitario -

4. Los ruidos

No te alarmes si tu felino se hace pis o se esconde durante horas cuando escuche petardos, voladores o fuertes tormentas; este tipo de estruendo le desestabiliza.

5. La aspiradora y el secador

Siguiendo el hilo del punto anterior, llegamos a la temida aspiradora. Jamás intentes hacerle bromas a tu gato con la aspiradora o el secador de pelo. El ruido y el aire que sueltan los somete a mucha presión. Intenta encender estos electrodomésticos cuando sepas que tu gato está entretenido y en otra habitación.

6. Los castigos

Los gatos son muy sensibles a las riñas de sus dueños. No les gusta ni un pelo que su humano favorito les regañe. Ten en cuenta que si riñes a tu gatito por alguna cosa que haya hecho mal estará un tiempo triste y decaído porque los lazos de unión con su dueño son muy importantes para él hasta el punto de que una simple advertencia les estrese durante horas por miedo a ser abandonados. ¡Pobrecitos!

Cat Cucumber GIF - Find & Share on GIPHY

7. Los calcetines

Nadie entiende a estos animales. Nunca le lances una bola de calcetines a tu gato con el objetivo de jugar con él. Desde el minuto que sienta que esta complemento va a rozarle… ¡saldrá despavorido!

- Anuncio Publicitario -

8. El agua

La ciencia asegura que su miedo a una gota de agua viene intrínseco en su naturaleza. Cuando una delicada gotita le roza su pelaje, ¡sus pelos se erizan tensándose rápidamente! Olvídate de darle un baño porque pasará de lindo gatito a terrorífico demonio.

9. Los globos

No hagas la gracia de jugar con un globo con tu gato puesto que el momento en el cual pinche, sin querer, el juguete con sus garras terminará muy mal para él. La explosión hará que se esconda durante horas porque no les gusta el ruido.

10. Los pepinos

No te rías porque para ellos encontrarse a un pepino en el suelo les vuelve locos. La razón no es otra que su mente felina compara en décimas de segundo a este vegetal con una serpiente. Pobrecitos míos.

Lee también: ¿Por qué mi gato juega con su caca?

Creadora de contenido SEO, SOCIAL y VIRAL con mucho estilo para afrontar la vida rodeada de perros hiperactivos porque, finalmente, así soy yo. GUAU!!