Esta niña se deprimió al perder la vista, pero luego conoció a un perro que cambió su vida

Gabriella es una niña de 11 años que repentinamente perdió 95% de su capacidad visual el pasado mes de julio. La pobre tiene una rara enfermedad genética en los ojos que ha causado ceguera durante 7 generaciones de su familia.

- Anuncio Publicitario -

Por desgracia, Gabby presenta acumulación de fluidos bajo su retina, por lo que esta se ha separado en capas. Esto trae como consecuencia pérdida de la vista, vértigo, migraña y ansiedad. Gabby debió someterse a una importante cirugía ocular durante el mes de noviembre.

Lisa Bustani

Hoy en día la niña está en recuperación, y afortunadamente recibe mucho apoyo. No solo tiene una familia que la cuida, también tiene una amiguita peluda llamada Hannah, una san bernardo, que jamás se separa de su pequeña humana.

Cuando Gabby comenzó a perder su visión, también perdió muchos amigos. Dejó de jacer cosas que amaba hacer y se deprimió mucho.

Lisa Bustani

El camino no ha sido fácil para ella. Pasó de correr en un campo de fútbol, con sueños de pertenecer al equipo olímpico, a tener que caminar con un bastón, leer braille y usar implementos de adaptación.

Por fortuna, Hannah le ha dado a Gabby un poco de confianza y comodidad. Actualmente, Hannah se entrena como perro de servicio para ayudar a Gabby a ser tan independiente como pueda.

- Anuncio Publicitario -
Lisa Bustani

Pero Hannah no es la única en labores de rescate. Verán, ella misma fue rescatada de un mal criador. La perra debía vivir en un jardín y solo fue comprada para reproducirse. Cuando la hallaron, no lucía nada bien: estaba muy desnutrida y su pelaje estaba apelmazado.

Por fortuna, la familia de Gabby decidió adoptarla. Desde el primer momento que Hannan vio a Gabby, se acercó y se acostó para que la niña frotara su panza. Justo en ese momento, todos supieron que la perra sería perfecta para la familia.

Lisa Bustani

Hoy en día, Hannah ayuda a Gabby a navegar el mundo sin toparse con las paredes. También la protege y se mete entre sus piernas para calmarla y ayudarla a sobrellevar los mareos. Una vez Hannan termine su entrenamiento, podrá ayudar mucho más a su pequeña humana.

¡Qué linda historia de rescate mutuo! Me encanta que ahora sean las mejores amigas.

Lisa Bustani

Mira su historia en el video a continuación.

- Anuncio Publicitario -