Alimentando a tu perro según su raza y tamaño

Los perros grandes se caracterizan por tener un período muy largo de crecimiento y un tracto digestivo más corto que el de otros perros, con una reducción significativa de su expectativa de vida, lo que a su vez implica un envejecimiento más temprano.

El ritmo de crecimiento de un cachorro de raza grande debe ser monitorizado para poder combatir el desarrollo de problemas en sus huesos y articulaciones. Los alimentos sin demasiada grasa y en porciones del tamaño adecuado, ayudan a limitar el aumento diario de peso. Los niveles de proteínas no tienen ningún efecto en el ritmo de crecimiento. La administración no controlada de suplementos de calcio es particularmente peligrosa para los cachorros.

Un perro adulto de raza grande tiene una tolerancia digestiva relativamente baja. Estos perros necesitan alimentos altamente digeribles y con suficiente densidad energética para asegurar que el volumen de comida no sea excesivo. La elección de un alimento de fácil digestión y rico en calorías ayuda a prevenir la dilatación o torsión gástrica.

Agregar antioxidantes naturales (vitaminas E y C) a la comida y reducir la cantidad de fósforo son las primeras medidas para ayudar a los perros a lidiar con la última etapa de sus vidas en las mejores condiciones posibles.

Desde los seis años de edad en adelante, los perros grandes se vuelven más frágiles y vulnerables. Para ayudar a mantenerlos en buenas condiciones, necesitan una dieta muy apetecible y bien balanceada, compuesta por ingredientes de alta calidad: proteínas lácteas, leche y pescado, aminoácidos combinados con elementos traza, etc.

Este enfoque te ayudará a mejorar la calidad de vida de tu perro y extenderá su tiempo de vida.

Las razas pequeñas tienden a ser, en general, más “consentidas” por sus propietarios, quienes no tardan en desarrollar el mal hábito de ofrecer a sus perros las sobras de la mesa.

Para evitar esta práctica, las porciones de comida servidas a los perros pequeños deben ser particularmente apetecibles. Se requiere de un tipo de empaque especial para conservar la frescura del alimento seco, incluso si la pequeña cantidad que ingieren diariamente (menos de 200 gramos) significa que debe ser conservado por un largo tiempo.

Proveer alimentos altamente digeribles para minimizar el volumen de las deposiciones y el riesgo de desarrollar problemas digestivos, es particularmente importante en perros de raza pequeña, que suelen vivir en entornos urbanos.

Consideraciones específicas según el tamaño del perro.

Razas grandes:

– Periodo de crecimiento extenso (alrededor de 14 meses) > Evitar el exceso de grasas.
– Riesgo de problemas en los ligamentos > Evitar el exceso de suplementos de calcio.
– Baja tolerancia digestiva > Ofrecer comida altamente digerible.
– Riesgo de torsión estomacal > Elegir alimentos de alta densidad energética para reducir el volumen de las porciones.

Razas pequeñas:

– Perros “difíciles” (dietas mal balanceadas debido a que los propietarios les ofrecen alimentos destinados a los humanos) > Proveer una dieta canina altamente apetecible.
– Problemas digestivos comunes > Preferir porciones pequeñas de alimentos altamente digeribles.
– Crecimiento rápido > Proveer una dieta con una alta concentración de ingredientes que estimulen el crecimiento.

Ver otros artículos