Publicó fotos de su perro con el hocico tapado con cinta adhesiva, ahora es culpable de crueldad animal

La situación pudo resolverse de otra manera.

En noviembre de 2015, una fotografía de un perrito con el hocico tapado con cinta pegante se volvió viral. Katherine Lemansky, también conocida como Katie Brown en su página de Facebook, fue hallada culpable de crueldad animal por un juzgado del Condado de Wake, NC. El juez le impuso una condena de un año de libertad condicional, pero suspendió la sentencia.

- Anuncio Publicitario -

La reacciones hacia el juicio no se hicieron esperar: algunos expresaron indignación por la falta de castigo, otros se sorprendieron de que el caso fuera tomado en cuenta y otro grupo siente que las autoridades están tomando este tipo de casos más seriamente.

Daily Mail/Katie Brown/Facebook
Daily Mail/Katie Brown/Facebook

El caso de Lemansky nos hace recordar a Kimberly Ann Howell, quien declaró que tapó el hocico de su mascota “como una broma”. Howell también fue condenada por crueldad animal en NC hace unos meses. Aún más indignante fue el caso de Caitlyn, una perrita de SC que sufrió daño permanente después de que taparan su hocico por al menos 48 horas en mayo de 2015. El caso contra el antiguo dueño de Caitlyn aún no comienza.

WCNC
WCNC

Shelly Smith trabaja como supervisora de Control Animal en Cary, NC, donde investigó el caso de Lemansky después que una averiguación triestatal determinara que la foto se originó en esa área. Lemansky le dijo a Smith que la fotografía fue en broma y que la intención era que solo la viera su hijo, pero en realidad apareció en su historial de Facebook el día 27 de noviembre de 2015 con el siguiente título:

- Anuncio Publicitario -

“¡Esto es lo que pasa cuando no te callas!”

En respuesta a las críticas, que no se hicieron esperar, Lemansky publicó lo siguiente ese mismo día:

“No se asusten, solo fue un minuto. Pero no ha ladrado desde entonces. ¡FUNCIONÓ!”

- Anuncio Publicitario -
Katie Brown/Facebook
Katie Brown/Facebook

A pesar del intento de aclarar la situación, a la comunidad pro animales y las autoridades no les pareció divertido. Smith visitó el hogar poco después del incidente y encontró que el perro mostraba buen humor y no había señales de lesión, inflamación o pérdida de pelaje. Lemansky declaró que la cinta no duró más de 20 segundos en el hocico de Brown. Smith determinó que la situación no requería remover al perro de la casa, aunque el caso contra Smith debía seguir adelante.

Katie Brown/Facebook
Katie Brown/Facebook

Durante el procedimiento juducial, el fiscal argumentó que aunque Brown no sufriera daño evidente alguno, sí le causó dolor, por lo que sigue siendo crueldad animal. El juez estuvo de acuerdo, y aunque Lemansky no estará tras las barras ni será sometida a libertad condicional, sí deberá ser responsable por los gastos judiciales asociados al caso.

FUENTEBarkpost