Un grupo de perritos especiales ayuda a los afectados por la tragedia de Orlando

Hace unos días, un enorme grupo de perros de todas partes del país aterrizó en Orlando, Florida, para ayudar a calmar a las personas que ahí hacen vida después del tiroteo en masa más grande en la historia de los Estados Unidos.

- Anuncio Publicitario -

Estos perritos han sido entrenados específicamente para ayudar en momentos de crisis, facilitando la comunicación y la sanación al permitir que la gente se abra y comparta su pena.

Mahlah Comfort Dog
Mahlah Comfort Dog

Doce perros especiales de la división K-9 Comfort Dogs de la Iglesia Luterana de Chicago llegaron el lunes pasado con sus entrenadores al ser invitados por una iglesia de Orlando. Más perros y entrenadores de Iowa, Texas, Carolina del Sur, Illinois, Nebraska, Tennessee y Wisconsin estarán llegando en los próximos días.

Un grupo de perritos especiales 02
Kye Comfort Dog

Tim Hetzner, presidente de la Caridad de la Iglesia Luterana, ha declarado que su equipo busca conectar con personas afectadas directa o indirectamente por esta terrible tragedia que ha tomado tantas vidas.

- Anuncio Publicitario -

“Todos quieren acariciar a los perros”, dijo Hetzner a ABC News. “Algunas personas solo quieren sentarse y hablar con ellos. Los perros actúan como un medio para que las personas puedan hablar de lo que les afecta. Inspiran confianza, escuchan como ningún otro animal y no juzgan. Todos saben que hablar las cosas es uno de los pasos más importantes para sanar”.

Kye es un perro terapéutico que compartió un momento emotivo en Orlando. Según la página de Facebook de Kye: “Cuando vi a Russell por primera vez, estaba rodeado de reporteros. Él es un activista LGBT local y empleado de Pulse, por lo que muchas personas querían entrevistarlo. Pero cuando nos conocimos, no hablamos mucho, solo hubo cariño. Y luego, esta sonrisa”.

Kye Comfort Dog
Kye Comfort Dog

Una joven que perdió a dos de sus amigos en la discoteca Pulse esa noche se colmó de emoción al ver que los perros estaban ahí para ayudar. “Lo mejor que podemos hacer ahora es unirnos”, dijo Luna Mendez a ABC News, para luego romper a llorar. “Dios mío. Todo el mundo nos está dando amor”.

Hetzner declaró: “Cuando una persona acaricia a un perro, el perro es capaz de captar las emociones del humano. Ocurre lo mismo cuando uno habla con las personas: se siente empatía”. Confesó también que los perros y sus entrenadores se quedarán una semana en Orlando, pero su estadía podría alargarse si la comunidad así lo necesita.

Comparte esta historia con tus amigos y familiares.

- Anuncio Publicitario -