Una mujer fue a adoptar a dos gatitos y terminó rescatando a tres.

Una mujer de Connecticut fue a adoptar a dos gatitos, pero terminó rescatando a su hermano también.

- Anuncio Publicitario -

“No podía dejar al otro hermano atrás”.

Samantha St John

Samantha St John estaba de duelo por la pérdida de su gato de 13 años, Mickey, cuando se enteró sobre una gata salvaje de una granja que acababa de tener una camada. Cuando el propietario de la granja le habló sobre sus dos gatitas hembras y lo unidas que eran, ella se ofreció a adoptarlas de inmediato.

Más tarde, ella se enteró de que había un tercer gatito, un macho. “Cuando supe que en realidad eran tres, le dije que los adoptaría a todos. No podía dejar a uno de ellos atrás”, dijo Samantha.

“Y qué bueno que lo hice, porque la madre terminó abandonado a sus gatitos a las cuatro semanas y nunca regresó por ellos”.

Samantha St John

Samantha, quien ha tenido gatos toda su vida, recibió a los gatitos una semana más tarde y continuó criándolos con amor y cariño.

“Los alimenté con biberón durante un tiempo y les brinde cuidados veterinarios (por una infección en las vías respiratorias superiores), pero a pesar de eso eran gatitos saludables”.

- Anuncio Publicitario -
Samantha St John

El trió compartía un lazo muy estrecho. El único macho en la camada se aferró a sus hermanas y no se apartaba de su lado.

Los tres eran muy unidos y hacían de todo juntos.

Samantha St John

Las dos hermanas (de color blanco) son Ella y Daisy, y el pequeño (de color negro) es Simon.

Simon seguía la pauta de sus hermanas, y juntos comenzaron a hacer todo tipo de travesuras en la casa.

Samantha St John

“Les fusta luchar y jugar a ‘a que no me tocas’. También les gusta tomar el sol en nuestro porche y ver a los pájaros”, dijo Samantha. “Toman la siesta juntos y tienen un pequeño túnel sobre desde el cual les gusta saltar para asustar a los otros dos”.

Al final del día, ellos siempre se acurrucan para dormir.

- Anuncio Publicitario -
Samantha St John

A medida que se vuelven gatos adultos, su unión solo se hace más fuerte.

“Hoy son felices, saludables y revoltosos. Ella, quien solía ser la más pequeña, es una gata muy cariñosa y un maullido chillón, Daisy es muy cariñosa pero también muy habladora, y Simon es el más revoltoso pero muy amoroso”, dijo Samantha.

Samantha St John

Han pasado dos años desde que encontraron a su humana de por vida, quien decidió mantenerlos juntos.

“Es la mejor decisión que he tomado”, dijo Samantha. “Son tan tiernos, amorosos y bien portados. Estoy muy orgullosa de ellos”.

Samantha St John

Comparte esta historia con tus amigos.