Cortaron sus cuerdas vocales porque ladraba mucho, pero finalmente ha encontrado su verdadera voz

Una pequeña chihuahua vivía en una granja de perros en Taiwán, donde su única razón para vivir era procrear. Cuando decidieron que ladraba demasiado, cortaron sus cuerdas vocales. Una vez no fue capaz de producir más cachorritos, fue considerada un desperdicio y la abandonaron en un refugio con tasa alta de sacrificio.

- Anuncio Publicitario -

Allí, usaba una cadena grande y pesada con una etiqueta de acero con el número 143, lo más cercano que había tenido a un nombre en su vida.

Kimberley Ann Barley
Kimberley Ann Barley

Afortunadamente, esta pobre perrita fue descubierta por Johanna Quinn, una mujer que trabaja en una organización de rescate local llamada Heart of Taiwan Animal Care. Quinn logró concretar el transporte de varios perros condenados al sacrificio hacia Canadá gracias a Eleven Eleven Animal Rescue, incluyendo a ‘número 143.’

La llamaron Akiko, que significa “brillante”, y con su nuevo nombre también recibió uan nueva vida.

Kimberley Ann Barley
Kimberley Ann Barley

Akiko consiguió un hogar temporal con Kimberly Ann Barley, donde durmió mucho y pudo disfrutar al estar realmente cómoda por primera vez en su vida.

- Anuncio Publicitario -

Aunque Akiko estaba a salvo, no lucía bien. Estaba muy desnutrida y le faltaban pedazos de pelaje, además de tener parásitos en el corazón y dientes podridos que debían ser removidos.

Kimberley Ann Barley
Kimberley Ann Barley

Pero a pesar de su mala salud, lo único que Akiko quería era ser amada y poder amar a alguien. Encontró justo lo que necesitaba con Barley; al instante se conectaron en una amistad increíble.

Al principio, Barley no planeaba quedarse con Akiko de manera permanente; el plan era quedársela en su casa para que sus potenciales padres potenciales la conocieran en un espacio donde se sintiera segura.

Kimberley Ann Barley
Kimberley Ann Barley

“Tenía que contener mis lágrimas cada vez que alguien llenaba papeles de adopción ese día”, comentó Barley a The Dodo. Pero al final del día, había tomado una decisión: “Sabía que no podía permitir que mi amiga se fuera con alguien que no era yo”, confesó.

- Anuncio Publicitario -
Kimberley Ann Barley
Kimberley Ann Barley

La perra sin cuerdas vocales finalmente ha encontrado su voz. Es defensora de los perros callejeros en todas partes. #143 ya no es solo un número, es un miembro de la familia y siempre será tratada con amor y bondad.

Kimberley Ann Barley
Kimberley Ann Barley

Puedes seguir las aventuras de su nueva vida en su página de Instagram.

Kimberley Ann Barley
Kimberley Ann Barley