Este gato de la calle está muy feliz por haber encontrado un hogar cálido en medio del frío extremo, y le agradece a su salvador con sus patas “amasadoras”.

Un gato de la calle estaba tan feliz por tener un lugar en donde quedarse y alguien a quien abrazar, que agitó felizmente sus pequeñas patas mientras se acurrucaba en el regazo de su salvador.

- Anuncio Publicitario -

¡Conoce a Tater Tot!

Alley C

Este hermoso gato siamés terminó en las calles de Brooklyn, Nueva York. Él apareció en un vecindario en Flatbush un día, y simplemente siguió regresando.

Alley, que vive en la misma cuadra, no soportaba verlo buscando comida, luchando contra el intenso frío. Le abrieron la puerta al pequeño amigo para que pudiera tener un lugar cálido en donde quedarse y la oportunidad de una mejor vida.

“Después de sobrevivir a esta horrible tormenta invernal, digamos que ya había sido suficiente para él y decidió seguirla hasta su casa”, compartió Will, vecino de Alley y rescatista de Flatbush Cats (refugió especializado en esterilizaciones, Flatbush).

- Anuncio Publicitario -
Flatbush Cats

El gatito comenzó de inmediato a ronronear y a frotar su cara contra Alley en señal de gratitud. Él subió a su regazo y comenzó a amasarla con sus patas.

Tan pronto como sentía una caricia en su cabeza, se estiraba para que le hiciera más caricias en su cara, nariz y cuello. Su actitud melosa se intensificó.

Flatbush Cats
Ant.1 de 3

- Anuncio Publicitario -