Alimentando a un perro con comida hecha en casa.

Si optas por esta opción, existen ciertas reglas que debes seguir cuidadosamente para asegurarte de que tu perro reciba una dieta correctamente balanceada. Las comidas deben consistir en un tercio de arroz o pasta, un tercio de carne y un tercio de vegetales.

Importante: el arroz y la pasta deben estar muy bien cocidos. Sin embargo, no deben sobre cocinarse los demás ingredientes, pues esto podría resultar en la pérdida de la mayoría de sus vitaminas. La cantidad de comida de este tipo que debes darle a tu perro depende de su edad y su peso.

¿Cómo proveerle a tu perro una dieta balanceada con comida casera?

Los alimentos pueden dividirse en tres categorías: aquellos que siempre debes ofrecerle a tu perro, aquellos que puedes ofrecerle de forma esporádica, y aquellos que jamás debes ofrecerle.

Alimentos que siempre debes darle a tu perro.

-Res, ternera, cordero (estos pueden ofrecerse crudos o ligeramente asados, y los cortes no deben ser demasiado magros).
-Vísceras (corazón e hígado).
-Aves (sin huesos).
-Leche, quesos no fermentados (Importante: la leche puede causar diarrea en los perros que no estén acostumbrados a beberla; en dado caso, puedes ofrecerle una o dos yemas de huevo en su lugar).
-Cereales (soja, arroz, cebada, maíz, avena, brotes de trigo y pasta).Vegetales verdes (evita las coles, pues se fermentan fácilmente, y el tomate, ya que es demasiado ácido).
-Frutas.
-Miel.

Alimentos que puedes darle a tu perro de forma esporádica:

– Carne de caballo, no más de una vez por semana. (Importante: la grasa de la carne de caballo es demasiado blanda y líquida, y puede tener un efecto laxativo).
– Grasas (margarina, manteca de cerdo fresca, mantequilla fresca y aceites vegetales de primer prensado: oliva, maíz o girasol). Estas se pueden ofrecer al perro una o dos veces por semana, y es imprescindible que estén crudas.
– Pasta (solo a los perros adultos).
– Quesos frescos tipo ricotta.
– Pan duro (ofrecido principalmente como golosina).
– Ajo (no más de una vez por semana).
– Banana (puede ser difícil de digerir).
– Pescado cocido.
– Levadura de cerveza (dos veces por semana).

Alimentos que nunca debes darle a tu perro:

– Platos a base de salsas.
– Bofe, bazo, sesos.
– Grasas cocidas.
– Fiambres.
– Pescado crudo (demasiado rico en fósforo).
– Quesos fermentados.
– Papas (su almidón es muy difícil de digerir).
– Granos (riesgo de fermentación).
– Productos azucarados (dulces, azúcar blanca, chocolate, tortas, natillas, etc.)

Alimentos importantes en la dieta de tu perro.

– Hígado y riñón
– Huevos
– Leche
– Aceites vegetales
– Levadura de cerveza
– Carne
– Vegetales
– Mantequilla

Cuando alimentamos a nuestro perro con comida casera, es recomendable que esta contenga aproximadamente un dos por ciento de aceites vegetales (en perros adultos con una dieta normal). Esto equivale a un máximo de una cucharada pequeña (cucharilla de postres) de aceite por cada 454 gramos de alimentos cocidos o por taza de alimento seco. A menudo se hace esta recomendación como forma de mantener la belleza y el aspecto saludable del pelaje del perro.

Ver otros artículos